jueves, 4 de octubre de 2012

Adán: El primer líder que fracasó




"Génesis 3:6-19"

Adán se convirtió en el primer líder espiritual en la historia de la humanidad cuando Dios le mandó que gobernara la tierra. Inicialmente, esto significaba cuidar el jardín del Edén y proveer guía para su familia. Adán debía ser un buen administrador de sus recursos y sus relaciones. Desafortunadamente, el fracasó en ambos aspectos.

Cuando Eva le trajo la fruta prohibida, Adán demostró una mala administración de la creación de Dios, cuando comió de la fruta. Adán también fracasó en administrar a su esposa pues se mantuvo pasivo en lugar de ser firme, resultando en que ambos decayeran moralmente. Cuando Dios lo confrontó con su pecado, él culpó a otros: "la mujer que tú me diste, ella me dio a comer y yo comí" (Génesis 3:12).

El liderazgo espiritual no es algo complejo, solamente se requiere de disposición para ser responsable. Tristemente, muchos líderes espirituales continúan duplicando el error de Adán al evadir su responsabilidad en sus hogares, sus comunidades, su empleo o su Iglesia. Ellos olvidan que aún cuando el fracaso de Adán se inició en su hogar, poco tiempo después eso había dañado todas sus relaciones, había echado a perder el bello lugar donde vivía y finalmente devastó el mundo entero y podemos ver que todo eso se originó en un rechazo sin carácter a la acción de dirigir.


No hay comentarios: