domingo, 14 de octubre de 2012

¿En qué se diferencia Dios de otros dioses?

Tal vez la característica singular del Dios cristiano es que Él existe. Los otros no. Por supuesto, como todos sabemos, esto es motivo de profundos debates. 

Yo diría que las diferencias principales y más importantes que tienen que ver, en última instancia, con el carácter santo del Dios cristiano. Usted oirá al respecto que otra gente argumentará que sus dioses también son santos. Lo que es exclusivo en el cristianismo, entre todas las religiones del mundo, es su doctrina central de una expiación ocurrida una vez y para siempre y que se ofrece a las personas para concederles salvación. El judaísmo del Antiguo Testamento incluía una provisión para la expiación del pecado, pero la mayoría de las religiones no la tiene, básicamente porque no la consideran un pre requisito para la redención.

Mi pregunta es: ¿Por qué una religión mundial no consideraría necesaria una expiación para la redención, si no fuera porque desde su perspectiva Dios es menos que santo? Si Dios es perfectamente justo y las personas no son perfectamente justas, pero dichas personas están tratando de tener una relación vital con Dios, entonces tenemos un problema básico y abrumador. ¿Cómo podría un Dios santo y justo aceptar criaturas injustas en su presencia? Eso es lo que el judaísmo y el cristianismo entienden como el problema vital. Los seres humanos, siendo injustos, deben ser justificados de alguna manera para entrar en la presencia de un Dios santo. Por eso es que el judeocristianismo se centra completamente en el tema de la expiación, que hace posible la reconciliación. Pero si no creemos que Dios es tan santo, no hay necesidad de concepto alguno de reconciliación.

Podemos vivir como queramos porque este tipo de Dios es un sirviente cósmico que pasará por alto todos nuestros pecados y hará cualquier cosa que deseemos que haga por nosotros. Yo diría que la santidad de Dios es la diferencia vital.


No hay comentarios: