miércoles, 28 de noviembre de 2012

El Libro de la Vida

En el Antiguo Testamento se alude varias veces al libro de la vida. El salmista habla del "libro de los vivientes" (Salmo 69:28); así que percibimos que se trata de un libro que contiene los nombres de las almas de todos los hombres. También se lo llama el libro de Dios Padre (Éxodo 32:32-33), y registra a todos los que ha hecho Dios el creador. Por lo tanto, es el libro de los vivos, algo así como un moderno registro civil, solo que mucho más importante, pues el Salmo 139:16 da a entender que en este libro se ha escrito más que nuestros nombres.

Hay varias maneras en que un individuo puede hacer que su nombre sea eliminado del libro de la vida. Éxodo 32:33 dice: "Al que pecare contra mí, a este raeré yo de mi libro". Por lo tanto, el nombre de uno puede ser borrado del libro de la vida a causa del pecado.

Apocalipsis 3:5 promete: "El que me venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida". Un "vencedor" es aquí uno investido con las vestiduras blancas de Cristo por medio de su sacrificio expiatorio. Esto garantiza que el nombre de tal persona no será arrancado del libro de la vida.

Hay otra forma por la que una persona provoca que su nombre sea quitado de este libro. Apocalipsis 22:19 explica: "Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida". Esta severa advertencia está dirigida a los falsos maestros que procuren destruir la verdad profética de la Palabra de Dios. Los nombres de estos individuos hablan de ser borrados del libro de la vida en el momento de su muerte.

Cuando nacemos, nuestros nombres son escritos automáticamente en el libro de la vida, y permanecen ahí mientras vivimos. Al morir, si hemos pecado (y todos hemos pecado) y no hemos sido redimidos por el Cordero, y/o si nos hemos apartado de las palabras de su profecía nuestros nombres son eliminados del libro de la vida.

Apocalipsis 13:8 nos habla de un libro similar, "El libro de la vida del Cordero". El Cordero alude a Jesucristo, el "Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29). El libro de la vida del Cordero es el libro de Jesucristo en el que se inscriben los nombres de aquellos que reciben vida eterna (ver Daniel 12:1). Debido a que el nombre de una persona puede ser borrado del libro de la vida, estoy convencido de que el libro de la vida y el libro de la vida del Cordero son libros diferentes. El Salmo 69:28 dice: "Sean raídos del libro de los vivientes, y no sean escritos entre los justos". El libro de la vida es un libro que contiene los nombres de todos los que han vivido. Si un individuo acepta a Cristo y recibe el perdón de sus pecados, el nombre de esta persona se registra indeleblemente en el libro de la vida del Cordero ("escrito entre los justos"), y se le garantiza la entrada en la Ciudad Santa (Apocalipsis 21:27). Si la persona nunca acude al Señor Jesucristo para salvación, su nombre no será escrito en el libro del Cordero y será borrado del libro de la vida (ver Apocalipsis 20:15).

No hay comentarios: