sábado, 22 de septiembre de 2012

La oración inoportuna

"...¿Por qué clamas a mí? ..." (Ex. 14:15).

Puede venir un tiempo cuando esta pregunta tiene que ser respondida, y éste fue el caso de Moisés. Hay un tiempo cuando el clamor deberá dar lugar a la acción. Cuando ésta es escuchada y el mar Rojo se divide, sería vergonzosa desobediencia permanecer temblando y orando.


1.   A veces la respuesta será poco satisfactoria...
  • Porque yo estoy orando por costumbre. Algunos han practicado la hipocresía repitiendo formas de oración que aprendieron en su infancia. 
  • Porque es parte de mi religión. Muchos oran como un danzarín del África o un faquir de la India que se deja secar la mano; pero no saben nada de la realidad espiritual de la oración (Mat. 6:7). 
  • Porque me siento más satisfecho después de haber practicado tal costumbre. Si solamente oran para satisfacer su mente acostumbrada a ello, ¿no será una burla al Dios vivo que quiere escuchar la voz del alma y de la conciencia, y no aumentarán con ello su pecado? (Is. 1:12, 15; Ez. 20:31). 

2.   A veces la oración demostrará ignorancia...
  • Cuando impide el verdadero arrepentimiento. En vez de quitar el pecado y sentir pena por Él, algunas personas se quedan satisfechas con una oración de palabras. "Obedecer es mejor que los sacrificios" Y mejor que las oraciones. 
  • Cuando es un estorbo para poner la fe en Jesús. El Evangelio no dice: "Ora y serás salvo"; sino: "Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo" (Mat. 7:21; Juan 6:47). 
  • Cuando suponemos que nos hace aceptos a Dios. Debemos venir a Él como pecadores y no elevar nuestras oraciones como una muestra de nuestra justicia y piedad (Luc. 18:11-12). 

3.   A veces la respuesta será totalmente correcta...
  • Porque debo orar. Estoy atribulado y debo orar o perecer. Los suspiros y clamores no son para ordenar a Dios, sino una irresistible expresión del corazón (Sal. 42:1; Rom. 8:26).
  • Porque yo sé que seré escuchado y, por tanto, siento un fuerte deseo de acudir a Dios en súplica. "Porque Él ha inclinado su oído a mí, por tanto le invocaré en todos mis días" (Sal. 116:2).
  • Porque yo me deleito en ello; trae reposo a mi mente y esperanza a mi corazón. Es un dulce medio de comunión con mi Dios. "Para mí el acercarme a Dios es el bien" (Sal. 73:28).
  • Porque debe haber quienes dependen de sus oraciones¿En qué estado se hallan los que viven sin oración? ¿Qué son aquellos que no pueden dar razón del por qué oran, sino que supersticiosamente repiten palabras que no salen del corazón?.



viernes, 21 de septiembre de 2012

La adolescencia y el alcohol

Algo muy típico que podemos escuchar de un padre de adolescente hoy en día es: "Muchos chicos en la escuela de mi hijo consumen alcohol. ¿Qué puedo hacer para evitar que él consuma?".

Ciertamente debe tomar este tema muy seriamente puesto que el alcohol es el principal problema de adicción entre los jóvenes.
Para impedir que su adolescente consuma alcohol, intente lo siguiente:
  • Enseñe con el ejemplo. Su forma de actuar respecto del alcohol será, probablemente, la influencia de mayor peso para que su adolescente lo consuma.
  • Eduque a su adolescente. No suponga que su hijo o hija conoce los efectos del consumo de alcohol porque ha participado de alguna charla en la escuela o la iglesia. Hable el tema a fondo. Su aporte puede ser el mensaje de mayor peso.
  • Mantenga constante el diálogo sobre el tema. Una conversación aislada con respecto a la bebida no es suficiente. Toque el tema de manera regular para saber si su adolescente tiene alguna pregunta o quiere hablar acerca de la presión que puede estar recibiendo de sus amigos.
  • Muestre a su adolescente que no todos consumen. Sucede frecuentemente que los adolescentes no quieren tomar; pero no pueden negarse debido a la presión de sus amigos. No subestime lo difícil que esto puede ser para una persona joven. Haga saber a su hijo o hija que hay muchos adolescentes que se abstienen del uso del alcohol.
  • Conténgase mientras escucha. Permita que su adolescente exprese lo que siente sobre este tema sin temor a que usted, en algún momento, domine la conversación. Sea abierto.
  • Elogie, afirme y aliente. Cuando su adolescente se ha desempeñado de una manera responsable frente a una situación difícil, aliéntelo con expresiones de aprobación y afirmación.


jueves, 20 de septiembre de 2012

Guisado de tres sabores



Esta receta es ideal para las personas que desean disminuir la cantidad de azúcar en la sangre.  
Sus ingredientes son para cuatro porciones.


Ingredientes

3 cebollas tiernas.
1 cucharada de vinagre.
1 limón.
4 cucharadas de aceite de oliva.
Sal y pimienta.
4 alcachofas.
300 g. de guisantes.
300 g. de habas pequeñas.


Preparación

Poner en una cazuela de fondo grueso 2 cucharadas de aceite y rehogar las cebollas peladas y cortadas en láminas unos 5 minutos a fuego lento. Añadir las alcachofas limpias y cortadas en cuartos, que se han tenido previamente unos 15 minutos en agua y zumo de limón, los guisantes, las habas, el vinagre, la sal, la pimienta y un vaso de agua. Cocer a fuego lento unos 25 minutos, tapado. Añadir agua si es necesario. Servir caliente con el resto del aceite por encima.



miércoles, 19 de septiembre de 2012

Sobre los hombres cristianos


De cada diez hombres cristianos:
  • Nueve verán que, por lo menos, uno de sus hijos se va de la congregación.
  • Ocho no encuentran satisfactorio su trabajo.
  • Seis solo pagan la cuota mínima del saldo de sus tarjetas de crédito.
  • Cinco tienen un problema importante de pornografía.
  • Cuatro se divorciarán (hecho que afectará a miles de niños al año).
  • Solo uno tendrá una visión bíblica del mundo.
  • Los diez se esfuerzan por mantener a duras penas el equilibrio entre el trabajo y la familia.



Consciencia de su presencia


Atrévase a hacer los siguientes ejercicios espirituales:
  • Siéntese en silencio en una habitación tranquila, en un momento tranquilo del día.
  • Observe todo lo que hay en la habitación: los ruidos, el silencio, los crujidos, el viento en el exterior, la corriente de aire, la humedad, la temperatura, su propio cuerpo, los muebles, la luz, cada silla, los tejidos, la textura y el color, y piense en cómo lo hacen sentir todas estas cosas.
  • Considere todas las demás cosas que hay en la habitación que usted no puede ver: ondas de radio, de televisión, microondas, conversaciones por medio de celulares, transmisiones de la internet.
  • A continuación, hágase consciente de que el Espíritu Santo está en la habitación, en el mismo sentido en que Él siempre ha estado allí incluso cuando usted no piensa en Él.
  • Ore con la siguiente intención con tus propias palabras: "Jesús sé que estás aquí conmigo. Hazme consciente de tu presencia".
  • Siéntese en silencio poco antes del amanecer o el atardecer, y contemple el cielo.
  • Observe cómo el cielo dorado da paso a un nuevo día o a la oscuridad.
  • Siéntese tranquilamente junto a un riachuelo. Escuche el murmullo del agua y los ruidos que se hallan más allá... los pájaros, el viento en las hojas.
  • Observe un hormiguero.
  • Contemple un ave exótica.
  • Maravíllese ante el ritual de apareamiento de dos pájaros.
  • Mire una montaña y piense cuánto tardaría una persona en llevársela con una carretilla, o en escalarla.
  • Observe una gallina con sus polluelos.
Acordémonos que:
  • La contemplación de la creación visible revela la deidad del Dios invisible.
  • Cualquier libro, independientemente de su tema, comunica algo sobre su autor. Del mismo modo, la creación nos ofrece su propio mensaje de belleza y grandeza, y también comunica algo sobre su Creador.
  • Tanto si se centra en la belleza natural, como en la belleza hecha por el hombre o la belleza de la humanidad, que el resultado sea el mismo: impulsar a su mente a meditar en la grandeza y la bondad del santo Dios.



lunes, 17 de septiembre de 2012

No más malas noticias

"Apartado para el evangelio de Dios" Romanos 1:1

Millares de bebitos nacen cada día en un mundo lleno de malas noticias. Las palabras malas noticias han llegado a ser una expresión común y corriente para describir nuestra época.

¿Por qué hay tantas malas noticias? Es sencillo. La mala noticia de que ocurre a mayor escala es solamente la multiplicación de lo que está ocurriendo en el ámbito individual. El poder que contribuye a las malas noticias es el pecado.

Con tantas malas noticias, ¿puede haber alguna buena noticia? ¡Sí! Las buenas noticias son que puede resolverse el problema del pecado. No hay que ser egoísta. Puede mitigarse la culpabilidad y la ansiedad. Hay sentido para la vida y esperanza de vida después de la muerte. El apóstol Pablo dice en su carta a los Romanos 1:1 que las buenas nuevas -noticias- es el evangelio. Es las buenas nuevas de que puede ser perdonado el pecado del hombre, y puede quitarse la culpabilidad, puede tener sentido la vida y una esperanza futura puede ser una realidad.


domingo, 16 de septiembre de 2012

Lecciones de la vida

30 lecciones importantes que podemos aprender en la vida:

  1. La vida no es justa, pero aún así es buena.
  2. La vida es demasiado corta para desperdiciarla odiando a alguien.
  3. Tu trabajo no te cuidará cuando estés enfermo. Tus amigos y tus padres sí lo harán. Mantén el contacto.
  4. Paga tus tarjetas de crédito cada mes.
  5. No tienes que ganar cada discusión. Acuerda disentir.
  6. Llora con alguien; es siempre más sanador que llorar solo.
  7. Haz las paces con tu pasado para que no estropee tu presente.
  8. Está bien que tus hijos te vean llorar.
  9. No compares tu vida con la de otros. No tienes ni idea de cómo es su viaje.
10. Todo cambia en un abrir y cerrar de ojos. Pero no te preocupes, Dios nunca parpadea.
11. Cuando se trata de ir tras aquello que amas en la vida, no aceptes un no por respuesta.
12. Una vez que te hayas preparado, entonces fluye.
13. Nadie es responsable de tu felicidad salvo tú.
14. Afronta cada desastre con estas palabras: en cinco años, ¿esto será importante?
15. Elige siempre la vida.
16. Perdona siempre todo a todos.
17. Lo que otra gente piensa de ti no es asunto tuyo.
18. Por muy buena o mala que sea una situación, pasará.
19. No te tomes demasiado en serio a ti mismo. Nadie más lo hace.
20. Cree en los milagros.
21. Dios te ama porque es Dios; no por ninguna cosa que hayas hecho o dejado de hacer.
22. No evalúes la vida. Muéstrate y hazlo ahora.
23. Envejecer valiente es la alternativa a morir joven.
24. Tus hijos sólo tienen una infancia.
25. Sal fuera cada día. Los milagros te esperan en todos los sitios.
26. La envidia es una pérdida de tiempo.
27. Lo mejor está por venir.
28. No importa cómo te sientas; levántate, vístete, y muéstrate.
29. Habla, susurra, canta, grita.
30. La vida no está envuelta con un lazo, pero es un regalo.



¿Qué percepción de Dios tiene el cristiano "corriente"?

No sé cuál es la percepción de Dios que tiene la mayoría del mundo cristiano. Sólo puedo inferirlo a partir del pequeño universo en el que vivo y por estar en contacto con diferentes grupos de personas.

Observo un concepto sobre Dios que está generalizado en la comunidad cristiana, en el cual Dios está en cierta forma reducido en comparación con el retrato bíblico que tenemos de Él. Se lo ve como una especie de abuelo celestial, benevolente en todo sentido, y cuya característica principal -y a veces único atributo- es el atributo del amor. Sabemos que la Biblia pone énfasis en el amor de Dios e incluso llega tan lejos como para decir que Dios es amor.

Sin embargo, creo que corremos el grave riesgo de despojar a Dios de la plenitud de su carácter según la manera en que lo revela la Escritura. Esto puede convertirse en una forma no tan sutil de idolatría. Por ejemplo, si opacamos la santidad de Dios, o la soberanía de Dios, o la ira de Dios, o la justicia de Dios, y, por así decirlo, elegimos aquellos atributos de Dios que nos gustan y negamos aquellos que nos asustan o nos hacen sentir incómodos, hemos cambiado la verdad de Dios por una mentira, y estamos adorando un dios que en realidad es un ídolo. Puede ser un ídolo sofisticado -no uno hecho de madera, piedra o metal-, pero aún así, el concepto de Dios que adoremos debe ser un concepto que esté de acuerdo con quién es Dios.

Tenemos alguna idea de quién es Jesús, y la renovación carismática ha dirigido mucha más atención al Espíritu Santo en los últimos años; pero ignoramos casi sistemáticamente a Dios el Padre. Se puede observar además, que muchos cristianos ignoran el Antiguo Testamento. La historia completa del Antiguo Testamento es principalmente la revelación de Dios el padre. Todo lo que leemos de Dios el hijo y Dios el espíritu Santo -tan resaltado en el Nuevo testamento- presupone el conocimiento de Dios el Padre que se nos da en el Antiguo Testamento. Creo que es una prioridad para la comunidad cristiana desarrollar una comprensión más elevada del carácter de Dios.