sábado, 13 de octubre de 2012

La naranja y el ateo

Un ateo dictaba una conferencia ante un gran auditorio, y después de haber finalizado su discurso, invitó a cualquiera que tuviese preguntas a que subiera a la plataforma. Después de unos momentos un hombre que había sido bien conocido en la localidad por su afición a las bebidas embriagantes, pero que había sido salvo recientemente, aceptó la invitación, y sacando una naranja del bolsillo comenzó a pelarla lentamente.
El conferencista le pidió que hiciera la pregunta; pero el hombre continuó imperturbable pelando la naranja, al término de lo cual, se la comió. Cuando terminó de comérsela se volvió al conferencista y le preguntó:
—¿Estaba dulce o agria?
—No me pregunte tonterías— respondió el orador con señales evidentes de enojo—. ¿Cómo puedo saber el gusto si no la he probado?
El borracho convertido respondió entonces:
—Y ¿Cómo puede usted saber algo de Cristo si nunca lo ha probado? — 

viernes, 12 de octubre de 2012

La Calculadora Humana



Este es un video que de por sí es asombroso; sin embargo, luego de ver los estudios científicos practicados, y entender que por una variación cerebral, este hombre manifiesta esta habilidad matemática, lógica y estadística de forma totalmente natural, es decir, que no necesita razonar las preguntas o problemas planteados, viene a mi mente un pasaje de la Biblia que dice: "Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido" (1 Corintios 13:12).

En otras palabras, cuando seamos transformados en el día del rapto, seremos perfectos y tendremos un pleno conocimiento de todas las cosas.

En conclusión, mi punto es que este hecho insólito y curioso, es una confirmación de que esto que dice la Biblia, lejos de ser fantasioso, es sí y es amén porque es su Palabra. "El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán" (Mateo 24:35).

jueves, 11 de octubre de 2012

Contra la murmuración


"Aconteció que el pueblo se quejó a oídos de Jehová; y lo oyó Jehová, y ardió su ira, y se encendió en ellos fuego de Jehová, y consumió uno de los extremos del campamento" (Números 11:1).

Observad cómo el mal empezó en las afueras del campamento entre la multitud entremezclada, y cómo el fuego del Señor ardió en las partes más extremas del campamento. El gran peligro para la Iglesia reside en los meros seguidores del campamento, que se adhieren a las iglesias e infectan al verdadero Israel de Dios.

I. UN ESPÍRITU INSATISFECHO DESAGRADA AL SEÑOR.
  1. Esto podemos inferir de nuestros propios sentimientos; cuando nuestros empleados, nuestros hijos o receptores de nuestras limosnas están quejándose, nos cansamos de ellos y nos enfadamos.
  2. En el caso de los hombres respecto a Dios es mucho peor el murmurar, ya que no merecemos nada de su mano, sino todo lo contrario. ¿Por qué murmura el hombre viviente, el hombre en su pecado? (Lamentaciones 3:39; Salmos 103:10).
II. UN ESPÍRITU INSATISFECHO SE IMAGINA QUE ENCONTRARÍA PLACER EN AQUELLAS COSAS QUE LE SON NEGADAS.
Israel tenía maná, pero deseaba carne, legumbres, melones y cebollas, etc.
  1. Es perjudicial a nosotros mismos, pues nos impide gozar de lo que ya tenemos. Lleva a los hombres a quejarse de la comida de ángeles llamándolo "este pan tan liviano", Condujo a Amán a arriesgar su prosperidad y su vida a causa de una sola persona que rehusó hacerle reverencia (Ester 5:13).
  2. Es calumnioso e ingrato acerca de Dios.
  3. Conduce a la rebelión, la falsedad, la envidia y a toda suerte de pecados.
III. UN CORAZÓN INSATISFECHO MUESTRA QUE LA MENTE NECESITA SER REGULADA.
La gracia pondrá todos los deseos en orden, y guardará nuestros pensamientos y afectos en su propio lugar, del modo siguiente:
  1. Contentamiento con las cosas que uno tiene (Hebreos 13:5).
  2. Moderados deseos en cuanto a otras cosas. "No me des pobreza ni riqueza(Proverbios 30:8).
  3. Plena resignación respecto a las cosas terrenas que nos faltan. "No según mi voluntad, sino la tuya" (Mateo 26:39).
  4. Primero, y ante todo, deseos de Dios. "Mi alma tiene sed de Dios", etc. (Salmos 42:2).
  5. En segundo lugar, desea ardientemente los mejores dones (1 Corintios 12:31).
  6. Sigue siempre el amor, que es el camino más excelente (1 Corintios 12:32).
Leí acerca de César que, habiendo preparado una gran fiesta para sus nobles y amigos, sucedió que el día señalado fue tan tempestuoso que no pudo realizarse ninguno de los actos al aire libre que estaban preparados en honor del soberano. Este se enojó de tal manera que mandó a sus soldados que arrojaran sus saetas contra piter porque les habÌa dado aquel mal tiempo; los soldados lo hicieron, pero ocurrió que, como las saetas no podían llegar al cielo, cayeron sobre las cabezas de los que estaban reunidos, hiriendo a muchos de ellos.
Así nuestras quejas y murmuraciones son como saetas que arrojamos contra Dios pero vuelven contra nosotros mismos e hieren corazones. No le alcanzan a Él, pero nos dañan a nosotros mismos; por lo tanto, es mejor callar que murmurar; es peligroso contender con Aquel que es fuego consumidor (Hebreos 12:29).
Los israelitas son llamados "murmuradores y rebeldes" en este mismo texto (Números 17:10); y "¿no es la rebelión como pecado de brujería?" (1 Samuel 15:23). Si tú eres un murmurador cuenta con que Dios te considera como un brujo, o sea como uno que tiene pacto con el diablo. Este es un pecado de primera magnitud. Murmurar termina a menudo en maldición. La madre de Miqueas terminó blasfemando cuando le fueron robados los talentos de plata (Jueces 17:2). Así hace el murmurador cuando alguna parte de sus bienes le es quitada. Nuestras murmuraciones son la música del diablo; éste es un pecado que Dios no puede soportar.
Temo tanto a la murmuración corno a los juramentos y blasfemias. - Juan Wesley.
Un niño estaba llorando por vicio y oí a su madre decir: "Si tú lloras por nada pronto te daré por qué llorar". Efectivamente, poco después los golpes que oí de su mano me hicieron comprender que la amenaza había sido cumplida, y aprendí la lección de que cuando nos quejamos por nada, la vara del Señor está cerca de nuestras espaldas y nos hará, probablemente, llorar con razón.


miércoles, 10 de octubre de 2012

Ana (madre de Samuel)


La oración de Ana nos muestra que todo lo que tenemos y recibimos es un préstamo de Dios. Ana pudo haber tenido muchas razones para ser una madre posesiva. Pero cuando Dios contestó su oración, ella cumplió su promesa de dedicar a Samuel al servicio de El.


Ella descubrió que el gozo más grande en tener un hijo es regresárselo total y libremente a Dios. Ella entró en la maternidad preparada para hacer lo que todas las madres deberán hacer a la larga: dejar ir a sus hijos.



Cuando los niños nacen, son completamente dependientes de sus padres para todas sus necesidades básicas. Esto hace que algunos padres se olviden que esos mismos niños crecerán hacia la independencia dentro de unos pocos años. Estar consciente de las diferentes etapas de este saludable proceso fortalecerá en gran manera las relaciones familiares; este proceso ocasionará gran dolor. Gradualmente debemos dejar ir a nuestros hijos para poder permitirles que lleguen a ser adultos maduros e interdependientes.



Puntos fuertes y logros :
-- Madre de Samuel, el más grande juez de Israel.
-- Ferviente creyente; eficaz en la oración.
-- Dispuesta a cumplir un muy costoso compromiso.



Debilidades y errores :
-- Luchó con su autoestima porque no podía tener hijos.



Lecciones de su vida :
-- Dios escucha y contesta las oraciones.
-- Nuestros hijos son regalos de Dios.
-- Dios está preocupado por el oprimido y el afligido.



Datos generales :
-- Dónde: Efraín
-- Ocupación: Ama de casa
-- Familiares: Esposo: Elcana. Hijo: Samuel. Más tarde, otros tres hijos y dos hijas
-- Contemporáneos: Elí, el sacerdote



Versículos clave :

"Y ella dijo: ¡Oh, señor mío! Vive tu alma, señor mío, yo soy aquella mujer que estuvo aquí junto a ti orando a Jehová. Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí. Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva, será de Jehová. Y adoró allí a Jehová."   (1 Samuel 1:26-28)

Su historia se relata en 1 Samuel 1-2. 


-Biblia del Diario Vivir

martes, 9 de octubre de 2012

Pechugas con frutos secos


Pechugas con frutos secos


Ingredientes
3 pechugas de pollo
2 harina
¼ taza de vino blanco seco
75 g de almendras y avellanas          
1 cucharada de perejil picado
3 cucharadas de aceite de oliva
1 cebolla        
Sal y pimienta molida

Preparación
Quitar la piel de los trozos del pollo, salpimentar, enharinar y sacudir bien para que se desprenda la harina sobrante.
En una cazuela (puede ser de barro) poner el aceite. Cuando esté caliente dorar los trozos de pollo. Una vez dorados retirarlos y rehogar la cebolla pelada y picada pequeña.
Cuando la cebolla se empiece a dorar, añadir las almendras y avellanas ralladas, el perejil, el vino y la misma cantidad de agua o caldo. Rectificar de sal, taparlo para que no se reseque y cocer al horno, ya caliente, unos 35 minutos.

domingo, 7 de octubre de 2012

¿Qué significa llamar a Dios nuestro Padre?




Una de las declaraciones más conocidas de la fe cristiana es el Padre Nuestro, que comienza con las palabras "Padre nuestro que estás en el cielo". Esto forma parte del tesoro universal de la cristiandad. Cuando oigo a los cristianos orar individualmente en alguna reunión privada, prácticamente todos comienzan su oración dirigiéndose a Dios como Padre. Es algo común entre nosotros dirigirnos a Dios como nuestro Padre. Es tan central en nuestra experiencia cristiana que en el siglo XIX hubo quienes dijeron que la esencia de toda la religión cristiana puede reducirse a dos puntos: la hermandad universal del hombre y la paternidad universal de Dios. En ese contexto, me temo que hemos pasado por alto una de las enseñanzas más radicales de Jesús.

Hace pocos años, un erudito alemán estaba investigando la literatura del Nuevo Testamento y descubrió que en toda la historia del judaísmo no hay una sola mención de algún judío que se dirigiera a Dios directamente como Padre. Había formas apropiadas de nombrarlo que eran usadas por los judíos en el Antiguo Testamento, y los niños eran enseñados a dirigirse a Dios con frases adecuadas de respeto. Todos estos títulos eran memorizados, y el término Padre no estaba entre ellos.

El primer Rabí judío en llamar a Dios "Padre" directamente fue Jesús de Nazaret. Fue una ruptura radical con la tradición, y de hecho, en cada oración registrada que tenemos de los labios de Jesús, salvo una, Él llama a Dios "Padre". Fue por esa razón que muchos de los enemigos de Jesús intentaron destruirlo; Él pretendía tener esta relación íntima y personal con el Dios soberano del cielo y creador de todas las cosas, y se atrevía a hablar en esos términos tan íntimos con Dios. Lo que es aún más radical es que Jesús dice a sus discípulos: "Ora de la siguiente manera: Padre nuestro". Él nos ha dado el derecho y el privilegio de venir a la presencia de la majestad de Dios y dirigirnos a Él como Padre porque, en efecto, lo es. Él nos ha adoptado en su familia y nos ha hecho coherederos con su hijo unigénito (Romanos 8:17).