sábado, 24 de noviembre de 2012

Capítulo 1 - Las Santas Escrituras - Sección 1

Aunque la luz de la naturaleza y las obras de creación y de providencia manifiestan la bondad, sabiduría, y poder de Dios, de tal manera que los hombres quedan sin excusa (Romanos 2:14-15; Romanos 1:19-20; Salmo 19:1-3; Romanos 1:32 y 2:1), sin embargo, no son suficientes para dar aquel conocimiento de Dios y de su voluntad que es necesario para la salvación (1 Corintios 1:21 y 2:13-14); por lo que plació a Dios en varios tiempos y de diversas maneras revelarse a sí mismo y declarar su voluntad a su Iglesia (Hebreos 1:1); y además, para conservar y propagar mejor la verdad y para el mayor consuelo y establecimiento de la Iglesia contra la corrupción de la carne, malicia de Satanás y del mundo, le plació dejar esa revelación por escrito (Lucas 1:3-4; Romanos 15:4; Isaías 8:20; Apocalipsis 22:18), por todo lo cual las Santas Escrituras son muy necesarias (2 Timoteo 3:15; 2 Pedro 1:19), y tanto más cuanto que han cesado ya los modos anteriores por los cuales Dios reveló su voluntad a su Iglesia (Hebreos1:1-2).

viernes, 23 de noviembre de 2012

La Tarjeta de Crédito con Teclado


A los ladrones les espera un futuro de lo más incierto. Lo van a tener difícil con un invento de lo más sofisticado de la empresa Mastercard: una tarjeta que cuenta con teclado y pantalla.
Mastercard Display Card -así se llama el invento- funciona como una tarjeta de crédito normal, pero para poder usarla es necesario teclear en ella una contraseña numérica. Gracias a este sistema, la seguridad se multiplica: si nos roban la cartera con ella dentro, nadie podrá utilizarla, ni para comprar en Internet ni para sacar dinero de un cajero.
También estaremos a salvo de la clonación, esa extendida práctica con la que los ladrones consiguen hacer una copia de nuestra tarjeta para luego realizar compras que se cargarán en nuestra cuenta. Los delincuentes informáticos tampoco podrán hacerse con nuestros datos bancarios y realizar compras por Internet, ya que sin el código de autorización no se puede usar la tarjeta.
De momento, Mastercard ha firmado una serie de acuerdos con bancos europeos -como Credit Europe Bank, Banca Comerciala Carpatica o Turkish Economy Bank- y asiáticos para que empiecen a ofrecer esta tarjeta a sus clientes más adinerados o a los que demanden mayor seguridad.
Hasta ahora, algunas de esas entidades ofrecían tokens (pequeños dispositivos que generan claves de seguridad aleatorias cada pocos segundos) para poder autorizar operaciones. El problema era que muchos de sus clientes perdían el aparato o les parecía muy incómodo tener que llevarlo encima. Display Card acaba con este problema, ya que une tarjeta y token en un mismo espacio.
Fuente: Yahoo! España

jueves, 22 de noviembre de 2012

Día de Acción de Gracias

Muchas personas piensan del día de acción de gracias como una maravillosa celebración, que les permite tener un largo fin de semana disfrutando de una suculenta cena. O tal vez, piensan que el día de acción de gracias es simplemente el principio de las celebraciones navideñas. ¿Cuál es el verdadero significado del día de acción de gracias? Catherine Millard escribe:
Thanksgiving Feast.
Podemos rastrear ésta histórica tradición cristiana de Los Estados Unidos, desde el año 1623. En noviembre de 1623, después de recolectar la cosecha, el gobernador de la colonia de peregrinos "Plymonth Plantation" en Plymonth, Massachusetts, declaró:
"Todos ustedes, peregrinos, con sus esposas e hijos, congréguense en la casa comunal, en la colina... para escuchar al pastor, y dar gracias a Dios todo poderoso por todas sus bendiciones."
 Prayer. Copyrighted illustration. Courtesy of Eden Communications.
Este es el origen de nuestra celebración anual del día de acción de gracias. En los años siguientes, el congreso de los Estados Unidos proclamó en varias ocasiones el día de acción de gracias al todo poderoso. Finalmente, el 1° de noviembre de 1777 fue oficialmente declarado como día feriado:
"Para solemne acción de gracias y adoración que con un corazón y en unidad de voz, las buenas personas expresen sus sentimientos de agradecimiento, y se consagren al servicio del su divino benefactor,...y que sus humildes súplicas plazcan a Dios, por medio de los méritos de Jesucristo, quien es misericordioso para perdonar, borrando y olvidando su pecados... Que plazca a Dios que las escuelas y seminarios de educación, tan necesarios para cultivar principios de verdadera libertad, virtud bajo su mano protectora, y prosperar la religión para la promoción y engrandecimiento de ese reino el cual consiste de paz, justicia y gozo en el Espíritu Santo..."
George Washington, first President of the United States
De nuevo, el 1º de enero de 1795, el primer presidente, George Washington, escribió su famosa proclamación de acción de gracias, en la cual él dice: "Es nuestro deber como personas con reverente devoción y agradecimiento, reconocer nuestras obligaciones al Dios todopoderoso, e implorarle que nos siga prosperando y confirmado las muchas bendiciones que de El experimentamos".
El jueves, 19 de febrero de 1795, George Washington apartó así ése día como el día nacional de acción de gracias.
Statue of Abraham Lincoln, Lincoln Memorial, Washington, D.C. Photo courtesy of Wallbuilders.
Muchos años después, el 3 de octubre de 1863, Abraham Lincoln, proclamó por carta del congreso, un día nacional de acción de gracias. “El último jueves de noviembre, como un día de acción de gracias y adoración a nuestro padre benefactor, quien mora en los cielos” en esta proclamación de acción de gracias, el 16º presidente dice:
“Es anunciado en las Sagradas Escrituras y confirmado a través de la historia, que aquellas naciones que tiene al Señor como su Dios, son bendecidas. Pero nosotros nos hemos olvidado de Dios. Nos hemos olvidado de la mano que nos preserva en paz, nos multiplica, enriquece y fortalece. Vanamente nos hemos imaginado, por medio del engaño de nuestros corazones, que todas éstas bendiciones fueron producidas por alguna sabiduría superior y por nuestra virtuosidad. Me ha parecido, apropiado que Dios sea solemne, reverente y agradecidamente reconocido como en un corazón y una voz, por todos los americanos”.
Prayer. Illustration copyrighted. Courtesy of Eden Communications.
Por eso es que cada año en el día de acción de gracias, los americanos dan acción de gracias a Dios todopoderoso por todas sus bendiciones y misericordias durante el año.

También puedes ver: http://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_de_Acción_de_Gracias

Autor: Catherine Millard. Extraido de A Children's Companion Guide to America's History, Horizon House Publishers, Camp Hill Pennsylvania. Supplied by Eden CommunicationsCopyright © 1995, All Rights Reserved.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

El Rey Salomón

La sabiduría solo es efectiva cuando se pone en práctica. En los primeros años de su vida, Salomón tuvo sensibilidad para reconocer su necesidad de sabiduría. Pero cuando vino a pedir sabiduría para gobernar su reino, ya había comenzado un hábito que haría que su sabiduría fuera ineficaz para su propia vida: selló un pacto con Egipto al casarse con la hija de Faraón. 

Fue la primera de cientos de esposas con las que se casó por razones políticas. Al hacer esto, Salomón fue en contra, no solo de las últimas palabras de su padre, sino de las órdenes directas de Dios. Sus acciones nos recuerdan cuán fácil es saber lo que es correcto y aun así no hacerlo.

Es claro que el regalo de sabiduría que Dios le dio a Salomón no significaba que no pudiera cometer errores. Se le habían otorgado grandes posibilidades como el rey del pueblo escogido de Dios, pero con ellas vinieron grandes responsabilidades. Desafortunadamente, tuvo la tendencia a perseguir las primeras y a olvidarse de las últimas. A pesar de que se volvió un famoso arquitecto de templos y palacios, su fama se perdió como líder ya que fijó impuestos y trabajos excesivos a su pueblo. Llegaban visitantes de tierras distantes para admirar al rey sabio, mientras que su propio pueblo gradualmente se iba alejando de él.

En la Biblia se menciona muy poco acerca de la última década del reinado de Salomón. Eclesiastés registra probablemente las últimas reflexiones de su vida. En ese libro encontramos un hombre que demuestra a través de experiencias amargas que el querer encontrar significado a una vida lejos de Dios es una meta vana. La seguridad y el contentamiento solo se encuentran en una relación personal con Dios. El contentamiento que encontramos en las oportunidades y en los éxitos de esta vida es temporal. Mientras más esperemos que sean permanentes, más rápido se esfumarán. Asegúrese de equilibrar su búsqueda de posibilidades en la vida con un cumplimiento confiable de sus responsabilidades.

Puntos fuertes y logros :
- Tercer rey de Israel, heredero escogido por David.
- El hombre más sabio que haya existido en todos los tiempos.
- Autor de Eclesiastés y Cantar de los cantares, así como también de muchos de los proverbios y salmos.
- Construyó el templo de Dios en Jerusalén.
- Diplomático, comerciante, recolector, patrocinador de las artes.

Debilidades y errores :
- Selló muchos acuerdos con naciones extranjeras casándose con mujeres paganas.
- Permitió que sus esposas afectaran su lealtad a Dios.
- Fijó impuestos excesivos a su pueblo y los obligó a ser una fuerza laboral y militar.

Lecciones de su vida :
- Un liderazgo eficaz puede ser anulado por una vida personal deficiente.
- Salomón falló al desobedecer a Dios, pero no aprendió la lección de arrepentimiento hasta los últimos días de su vida.
- El conocer qué acciones debemos llevar a cabo significa muy poco sin la voluntad para llevarlas a cabo.

Datos generales :
- Dónde: Jerusalén.
- Ocupación: Rey de Israel.
- Familiares: Padre: David. Madre: Betsabé. Hermanos: Absalón, Adonías. Hermana: Tamar. Hijo: Roboam.

Versículo clave :
"¿No pecó por esto Salomón, rey de Israel? Bien que en muchas naciones no hubo rey como él, que era amado de su Dios, y Dios lo había puesto por rey sobre todo Israel, aun a él le hicieron pecar las mujeres extranjeras" (Nehemías 13:26).

La historia de Salomón se relata en 2 Samuel 12.24-1 Reyes 11:43. Además se le menciona en 1 Crónicas 28, 29; 2 Crónicas 1-10; Nehemías 13:26; Salmo 72 y Mateo 6:29; 12:42.
-Biblia del Diario Vivir

martes, 20 de noviembre de 2012

El Evangelio - Filemón

La carta del apóstol Pablo a Filemón refleja su pasión por el Evangelio, y es un testimonio de lo que lo creen. Pablo había estado encarcelado en Roma por predicar el evangelio. Onésimo fue uno de los que recibieron esas buenas nuevas. Su vida fue transformada. Onésimo era inútil antes de que Pablo le anunciara el Evangelio. Pero luego se transformó en útil para Pablo y Filemón (Filemón 11). Antes había sido un esclavo, pero luego fue hermano en Cristo. Su identidad y carácter habían cambiado.

Pablo ora para que cada creyente anuncie estas buenas noticias de salvación en Cristo, y para que puedan comprender completamente todo lo que tienen en Él (verso 6). Para entender el Evangelio uno tiene que entender la condición de la humanidad caída, la cual Pablo resume en Efesios 2:1 que dice: "Y Él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire..."

Para sobreponerse a las consecuencias de la caída, hay tres temas básicos que tuvieron que ser resueltos. Primero, el pecado que separa la humanidad de un Dios Santo tenía que ser reparado: "Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús" (Romanos 3:23-24). Jesús murió por nuestros pecados, para que de esa manera nosotros fuéramos perdonados.

Segundo, no es suficiente que nuestros pecados sean perdonados si aún estamos espiritualmente muertos. Para salvar a una persona que ya está muerta, primero hay que curarla de la enfermedad que le causó la muerte. Por causa de la muerte de Cristo sobre la cruz, somos perdonados, y debido a la resurrección de Cristo tenemos vida eterna: "Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro" (Romanos 6:23). Lo que Adán y Eva perdieron fue la vida espiritual, y Jesús vino para darnos vida (Juan 10:10). Como hijos de Dios, hemos recibido una herencia gloriosa en Cristo (Efesios 1:18) y nos hemos transformado en nuevas creaciones en Cristo (2 Corintios 5:17).

Pablo escribió: "Además os declaro, hermanos, el Evangelio que os he declarado... porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe" (1 Corintios 15:1, 13-14). Por causa de la resurrección tenemos nueva vida en Cristo, y vida eterna que no es algo que obtenemos cuando morimos físicamente. Recibimos vida eterna en el momento en que nacemos de nuevo: "El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida" (1 Juan 5:12). Jesús dijo: "Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá" (Juan 11: 25). En otras palabras, aquellos que creen en Jesús continuarán viviendo espiritualmente aún cuando mueran físicamente.

Tercero: "Para esto apareció el hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo" (1 Juan 3:8). Jesús derrotó al diablo y lo dejó desarmado (Colosenses 2:15) y ya no estamos más sujetos a él porque cada creyente está ahora sentado con Cristo en los lugares celestiales (Efesios 2:6).

Pensamiento para el día:  ¿Cuál tiene mayor valor, su vida física o su vida espiritual?

lunes, 19 de noviembre de 2012

La confirmación del Hijo de Dios

"Declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos" (Romanos 1:4).

Jesucristo tenía que ser más que hombre; tenía que ser también Dios. Si Jesucristo fuera solo hombre, aún el mejor de los hombres, no podía haber salvado a los creyentes de su pecado. Si fuera incluso el hombre justo de la simiente de David, pero no Dios, no podía haber soportado el castigo de Dios el Padre en la cruz y haber resucitado de los muertos. No podía haber vencido a Satanás y al mundo, sino que habría sido vencido como son vencidos todos los hombres.

Si hubo alguna duda de que Jesucristo era el hijo de Dios, su resurrección de los muertos debiera eliminarla. Tenía que ser hombre para llegar a nosotros, pero tenía que ser Dios para resucitarnos. Cuando Dios resucitó a Cristo de los muertos, confirmó que era verdad lo que Él dijo.

Tan claro como el horizonte separa la tierra del cielo, así la resurrección separa a Jesucristo del resto de la humanidad. Jesucristo es Dios encarnado.

domingo, 18 de noviembre de 2012

¿Por qué Dios permite...?

¿Por qué Dios permite que haya tiroteos al azar, accidentes fatales y otras cosas horribles?

Puesto que creemos que Dios es el autor de este planeta y que es soberano sobre él, es inevitable que nos preguntemos dónde está cuando suceden estas cosas horribles.

Creo que la Biblia responde a eso una y otra vez desde diferentes ángulos y en diferentes formas. Hallamos nuestra primera respuesta, por su puesto, en el libro de Génesis, en el cual se nos relata la caída de la humanidad. La respuesta inmediata de Dios a la transgresión de la raza humana contra su gobierno y su autoridad fue maldecir a la tierra y a la vida humana. La muerte y el sufrimiento entraron en el mundo como resultado directo del pecado. Vemos la manifestación concreta de esto en el reino natural, en donde las espinas se hicieron parte del jardín y la vida humana se caracteriza por el sudor de la frente y el dolor que acompaña incluso el nacimiento de un bebé. Esto ilustra el hecho de que el mundo en que vivimos es un lugar lleno de dolor y de tragedia.

Sin embargo, no debemos concluir que hay una correlación exacta en esta vida entre el sufrimiento y la culpa de la gente sobre la cual cae la tragedia. Si no hubiera pecado en el mundo, no habría sufrimiento. No habría accidentes fatales ni tiroteos. Puesto que el pecado está presente en el mundo, el sufrimiento también lo está, pero no se trata de que, si usted tiene cinco kilos de culpa, tendrá cinco kilos de sufrimiento. Es la percepción que el libro de Job intenta disipar, al igual que la respuesta de Jesús frente a la pregunta acerca del hombre que había nacido ciego (Juan 9:1-11).

Por otro lado, la Biblia aclara que Dios permite que ocurran estas cosas, y en cierto sentido ordena que sucedan, como parte de la situación presente que se encuentra bajo juicio. Él no ha retirado la muerte de este mundo. Sea que se trate de lo que llamamos una muerte prematura o una muerte violenta, la muerte es parte de la naturaleza de las cosas. La única promesa es que llegará un día en que el sufrimiento cesará por completo.

Los discípulos interrogaron a Jesús con respecto a situaciones similares, por ejemplo, la sangre de los galileos mezclada en los sacrificios de Pilatos, o las dieciocho personas que murieron cuando se derrumbó un templo. Los discípulos preguntaron como podía suceder esto. La respuesta de Jesús fue casi severa. Dijo: "Ustedes también perecerán a menos que se arrepientan", llevando otra vez la cuestión al hecho de que la maldad moral hace viable que Dios permita que ocurran esta clase de cosas espantosas en un mundo caído.