lunes, 21 de octubre de 2013

Instrucciones de Pablo a Timoteo


En su primera epístola, Pablo instruyó a Timoteo que debía:
  • Corregir a los que enseñan doctrina falsa y llamarles a tener un corazón puro, buena conciencia y fe sincera (1 Timoteo 1:3-5).
  • Luchar por la verdad divina y por los propósitos de Dios; manteniendo su propia fe y una conciencia limpia (1:18-19).
  • Orar por los perdidos y dirigir a los hombres de la iglesia a hacer lo mismo (2:1-8).
  • Llamar a las mujeres en la iglesia a cumplir su papel dado por Dios en sujeción, para criar hijos piadosos y dar ejemplo de fe, amor y santidad con modestia (2:9-15).
  • Seleccionar con cuidado a líderes espirituales para la iglesia basándose en sus dones, piedad y virtud (3:1-13).
  • Reconocer la fuente del error y a quienes lo enseñan; y mostrar, además, estas cosas al resto de la iglesia (4:1-6).
  • Alimentarse con tesón de las palabras de las Escrituras y su sana doctrina, evitando todos los mitos y doctrinas falsas (4:6).
  • Disciplinarse a sí mismo con el propósito de vivir en santa piedad (4:7-11).
  • Enseñar la verdad de la Palabra de Dios y demandar su obediencia (4:12).
  • Ser un modelo de virtud espiritual que todos puedan seguir (4:12).
  • Ser fiel en la lectura, explicación y aplicación de las Escrituras en público (4:13-14).
  • Avanzar hacia la semejanza de Cristo en su propia vida (4:15-16).
  • Tener gracia en la confrontación del pecado en la congregación (5:1-2).
  • Dar cuidado y consideración especial a las viudas (5:3-16).
  • Honrar a los ancianos que gobiernan bien en la iglesia (5:17-18).
  • No admitir acusaciones contra un anciano sino con dos otres testigos (5:19).
  • Elegir con cuidado a los líderes de la iglesia (5:22).
  • Cuidar su condición física a fin de tener fortaleza para servir (5:23).
  • Enseñar y predicar principios de piedad verdadera, ayudando a las personas a discernir entre piedad verdadera y mera hipocresía (5:24-6:6).
  • Huir del amor al dinero (6:7-11).
  • Seguir la justicia, la piedad, la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre (6:11).
  • Pelear por la fe contra todos los enemigos y todo ataque (6:12).
  • Guardar todos los mandamientos del Señor (6:13-16).
  • Instruir a los ricos a que hagan el bien, a ser ricos en buenas obras y a ser generosos (6:17-19).
  • Defender la Palabra de Dios como un depósito y tesoro sagrado (6:20-21).

En su segunda epístola, Pablo recordó a Timoteo que debía:
  • Mantener fresco y útil el don de Dios que había en él (2 Timoteo 1:6).
  • No ser tímido sino lleno de poder y denuedo (1:7).
  • Nunca avergonzarse de Cristo o un siervo de Cristo (1:8-11).
  • Aferrarse con firmeza a la verdad y defenderla (1:12-14).
  • Ser fuerte en su carácter (2:1).
  • Ser un maestro de la verdad para reproducirse en otros hombres fieles (2:2).
  • Sufrir dificultad y persecución de buena voluntad (2:3-7).
  • Mantener su mirada fija en Cristo en todo momento (2:8-13).
  • Dirigir con autoridad (2:14).
  • Interpretar y aplicar las Escrituras con precisión (2:15).
  • Evitar conversaciones inútiles que solo llevan a la impiedad (2:16).
  • Ser un instrumento de honra, apartado del pecado y útil para el Señor (2:20-21).
  • Huir de las pasiones juveniles y procurar vivir en justicia, fe y amor (2:22).
  • No dejarse atrapar en contiendas filosóficas y teológicas (2:23).
  • No ser disputador sino amable, paciente y dispuesto a ser enseñado por otros aún cuando ha sido ofendido (2:24-26).
  • Enfrentar tiempos peligrosos con un conocimiento profundo de las Escrituras (3:1-15).
  • Entender que la Biblia es la base y el contenido de todo ministerio legítimo (3:16-17).
  • Predicar la Palabra de Dios, a tiempo y fuera de tiempo con amonestaciones, reprensiones y exhortaciones con paciencia (4:1-2).
  • Ser sobrio en todas las cosas (4:5).
  • Soportar aflicciones y penalidades (4:5).
  • Hacer la obra de un evangelista (4:5).


No hay comentarios: