lunes, 13 de enero de 2014

El desarrollo del potencial (parte 4 de 4)

Modelo de desarrollo ministerial
El modelo admite que algunas situaciones requieren del considerable sostén exterior. Esto ayuda a vencer la inercia de los obstáculos iniciales para el ministerio. Sin embargo, para tomar impulso, el financiamiento interno debe aumentar. La meta es aumentar la proporción del financiamiento interno respecto del externo. Lograr esto requiere de un esfuerzo importante por parte de ambos socios. En algún momento, la proporción del financiamiento interno respecto del externo debería comenzar a aumentar. El primer hito es el punto en el cual las líneas se cruzan, cuando el financiamiento interno sobrepasa al financiamiento externo. Permitir que el ministerio incremente esta proporción es un aspecto esencial de las alianzas para el desarrollo y la ruta más segura hacia la independencia.

Ya sea que estemos intentando mejorar la proporción o buscando salvaguardar la independencia, los pasos a seguir son básicamente los mismos:
Primero, establezca las expectativas desde el comienzo y reajústelas cada tanto. Haciendo un esfuerzo conjunto y teniendo en mente su objetivo o meta, piense de atrás para adelante y debata qué resultados necesita lograr.
Segundo, controle y revea los cambios regularmente. Aquí habría que incluir los debates sinceros sobre los pasos que los socios están tomando en pos de aumentar el financiamiento local/regional y de reducir la dependencia del financiamiento externo.
Tercero, evalúe el impacto que se hace sobre la independencia y actúe consecuentemente. Puede llegar un tiempo en que el financiamiento externo deba ser recortado para motivar al ministerio a pasar a un financiamiento interno. Pero hacer esto representaría un quiebre en el proceso de desarrollo. Las fuentes de financiamiento deberían ser renuentes a forzar a sus socios a mejorar el financiamiento local a partir de su veto implícito. Una mejor solución sería acordar sobre una reducción gradual del financiamiento mientras se trabaja simultáneamente con el ministerio para recortar costos, recaudar fondos localmente o generar ingresos a través de iniciativas creativas.

En el análisis final, como escribió Kenneth Donald, «la respuesta no está en una política organizativa determinada. La respuesta está en ser sensibles a lo que el Espíritu Santo dice en una situación determinada. La iniciativa debe ir siempre de la mano con Dios, y en cada situación debemos tomarnos tiempo para escuchar lo que Él tiene para decirnos al respecto.»
Lista de control del desarrollo
Once cualidades que ayudan a desarrollar el potencial


Estado actual






No

Necesita
mejorar

Acción
(cuándo y con quién)

1. ¿Hacemos una distinción entre nuestras contribuciones y nuestra necesidad de sentirnos bien con nosotros mismos?









2. ¿Entendemos las necesidades tal como nuestros socios las consideran?









3. ¿Estamos familiarizados con el contexto en el cual existen tales necesidades?









4. ¿Entendemos el alcance de las necesidades?









5. ¿Tenemos la capacidad para ayudar a suplir las necesidades?









6. ¿Estamos desarrollando el potencial de nuestros socios para que ellos mismos hagan las cosas?









7. ¿Estamos permitiendo que nuestros socios maximicen sus propios recursos?









8. ¿Toman los socios sus propias decisiones y trazan su propio recorrido?









9. ¿Son respetados los socios dentro de la comunidad cristiana extendida?









10. ¿Hemos revisado y ajustado nuestro nivel de contribución financiera?









11. ¿Nos hemos tomado tiempo con nuestros socios para escuchar a Dios?











No hay comentarios: