jueves, 20 de febrero de 2014

Santería

SANTERÍA
El orisha de santería llamado Elegua (foto del escaparate de una tienda BOTÁNICA). Esta deidad se coloca cerca de las puerta y los cruces de caminos. También se conoce como tramposo. Cortesía de Jack M. Roper/CARIS.

Estatua de Santa Bárbara que, a través del sincretismo cristiano, es en realidad el orisha Chango (una deidad de la santería). Santos como estos se adoran como si se trataran de deidades paganas. Cortesía de Jack M. Roper/CARIS.

Caso 1
Un granjero tuvo un altercado con un capataz cubano respecto al mantenimiento de la propiedad y a su falta de cuidado de los animales (cabras, cerdos y pollos). La mañana siguiente el granjero encontró en su porche un gallo decapitado (la cabeza estaba empujada en la cloaca), un coco partido y 14 peniques, todo envuelto en una tela blanca. El granjero fue inmediatamente a la caseta del capataz, donde encontró un extraño ALTAR. En el centro había un CALDERO de hierro lleno de tierra. En lo alto había un cráneo de cabra que soportaba un cráneo humano ensangrentado que a su vez tenía encima una cabeza de pollo. Una cadena colgaba por la frente del cráneo. A la izquierda del cráneo había una muñequita con una espada a medida atravesando su pecho. Detrás del cráneo había cuernos de ciervo (colgados con una cinta roja), una espada de apariencia antigua y un machete. Había también dos cuchillos en la tierra dentro del caldero. Había velas encendidas en y alrededor del caldero, y algunas en el suelo tenían la figura de Santa Bárbara. Enfrente había un tablón contrachapado con un símbolo tallado dibujado con tiza, un gallo decapitado y un trozo de vía de tren. Encima, colgando del techo, había múltiples hebras de abalorios de colores, teniendo la mayoría de hilos sólo dos colores alternantes. Al pie del caldero había una cacerola de agua que contenía dos cocos partidos, una concha de tortuga y un coco intacto. A la derecha había un caldero negro más pequeño con basura, muchos clavos de ferrocarril, un cuchillo, cuernos de ciervo y una hebra de abalorios amarillos. Cerca del caldero había una cadena con AMULETOS de herramientas agrícolas. Por allí encontró también una caja llena de tierra (de unos 30 centímetros de ancho y de largo y 10 de honda) con un pequeño esqueleto de plástico encima. Había otro símbolo tallado y dibujado en una pared cercana. Detrás de la puerta, en una bolsa de papel, había una figurita de 30 centímetros de altura del dios tramposo, Elegua. (mayúsculas añadidas)
Caso 2
Un equipo de trabajo en un cementerio tenía que finalizar una sepultura que fue cavada el día anterior en preparación para un entierro cuando descubrió huesos humanos en dos bolsas de basura de plástico en el lugar. Al ver el contenido, llamó a la policía. Una bolsa contenía un cráneo con mandíbulas y algunas vértebras mientras la otra contenía un esqueleto casi completo. Los rasgos morfológicos eran los de un varón negro. Un cráneo estaba cubierto de sangre y plumas de pollo y el otro estaba cubierto de tierra y herrumbre. Los extremos distales de algunos de los huesos largos habían sido serrados.
Caso 3
Trabajadores del cementerio, recogiendo escombros junto a una tapia, descubrieron una bolsa de plástico enterrada justo debajo de la superficie del suelo. Contenía dos cráneos humanos y 15 peniques. Uno de los cráneos tenía un área de 2, 5 cm de diámetro con una mancha brillante de óxido de cobre. Ambos presentaban suciedad y hierba pegadas. Uno tenía un muelle roto fijado a la mandíbula mediante un tornillo. Había otro tornillo en el maxilar.
Historia. Estos casos, y muchos otros semejantes, se han atribuido al CULTO popularmente conocido hoy como santería. Es una religión sincretista que mezcla elementos del catolicismo y de las religiones africanas. La santería se encuentra en Cuba y los afrocubanos, o lucumi, que llevan a cabo el culto eran antiguamente del sur de Nigeria. Las divinidades traídas desde África las transportaron los esclavos negros cuando los españoles capturaron y trajeron un gran número de ellos a trabajar en las plantaciones de azúcar en el siglo xviii. Estas gentes venían de Nigeria, Senegal y la costa guineana y eran principalmente de las tribus YORUBA y BANTÚ. Los esfuerzos de los misioneros españoles introdujeron a los esclavos en el catolicismo romano, aunque éstos no abandonaron totalmente sus propias tradiciones religiosas, sino que las adaptaron a la nueva fe impartida por los amos españoles (véase más abajo).
Creencias y prácticas. La deidad suprema de los afrocubanos o lucumi es OLURUN. Existen cientos de ORISHAS menores bajo Olurun en el panteón lucumi igual que, de forma parecida a la multitud de santos y patrones en el catolicismo romano y la ortodoxia oriental, así también la santería tiene su abanico de deidades asignadas a cada área de la vida. A pesar de su verdadero panteón los lucumi creen en el concepto de una deidad «suprema». Hay dos razones para ello: primero, es algo propio del culto en sí. Como se ha dicho, Olurun es la deidad principal y todas las demás son inferiores en rango. Segundo, la Iglesia Catolicorromana, que ciertamente ha jugado un papel crítico en la mayoría de los CULTOS SUDAMERICANOS y afrocubanos, ha ejercido una gran influencia en la proliferación del POLITEÍSMO, particularmente en la santería. Es paradójico que los misioneros hubiesen intentado introducir una religión MONOTEÍSTA a la vez que ofrecían una hueste de santos y patrones con sus correspondientes estatuas considerándolos intermediarios entre Dios y los hombres. Esto ha reforzado un sincretismo masivo de las deidades yoruba y los santos cristianos. El cuadro que acompaña a este artículo contiene una relación de las deidades importantes de la santería conocidas como Los Siete Poderes. Junto a cada deidad hay una breve descripción y la correspondiente adaptación cristiana.
Una ceremonia cúltica de santería suele empezar con una invocación a Olurun. Como dios del destino, es considerado el principal mediador entre los dioses y la humanidad. Durante esta invocación los tambores tocan una cadencia repetitiva y después de haber invocado ceremonialmente a Olurun, los tambores alteran el ritmo u ORU, para llamar a otra deidad, según la ocasión y la necesidad.
Los sacerdotes de lucumi, o santería, se llaman BABALAO o SANTEROS. Guardan los secretos del culto, poseen los conocimientos necesarios sobre las prácticas del culto y sirven como oráculos de Ifa. El babalao es iniciado después de un largo período de estudio bajo sacerdotes de más edad y permanece de pie ante su tribu, capaz de contestar cientos de preguntas con respuestas cuidadosamente memorizadas.
Los santeros sacrifican animales frecuentemente para ofrecer SACRIFICIOS de sangre que se consideran gratos a los dioses. No es raro encontrar cuerpos decapitados de pollos dejados tras la práctica de sus ritos.
Los Estados Unidos han visto la migración de muchos cubanos que han traído la santería a comunidades mayoritariamente hispanas, especialmente en Miami (Florida) y Nueva York. Los sacrificios de animales se han convertido en un problema importante. Según una fuente:
«Tiene una popularidad escalofriante», dice Thomas Langdon, oficial de la Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales (ASPCA). «Creo que está mucho más extendido de lo que a cualquiera le gustaría admitir».
Se cree que los sacrificios traen buena suerte. Además, se llevan a cabo durante la iniciación de un nuevo sacerdote en el culto. Un iniciado americano de Brooklyn (Nueva York) llamado Gene Bailly dijo que su proceso de iniciación duró una semana y estuvo acompañado de tambores, incienso y el sacrificio de 30 cabras, corderos y gallinas.
Los sacrificios suelen realizarse en las casas de los santeros. Las investigaciones de la ASPCA han encontrado muchos animales enjaulados en casas a la espera de sacrificios rituales. En cuanto a tales sacrificios:
Los descubrimientos pueden ser espantosos: una cabeza de cabra clavada a un árbol, bolsas de tripas en un camino. Aunque lo más frecuente son gallos decapitados, Langdon cuenta que la ASPCA ha recibido «informes de cuerpos animales, en buen número, rebosando de grandes bolsas de basura encontradas en un solar, junto a una autopista, cerca de un cementerio».
Los miembros del culto argumentan que tales sacrificios son necesarios y se realizan de una forma humana y que, sin ellos, se minaría una dimensión vital del sistema de creencias del culto. Los miembros también argumentan que una negación de sus derechos a sacrificar animales sería una violación de sus derechos de la Primera Enmienda de la Constitución Norteamericana (es decir, la libertad de religión). Esa es la cuestión que se ha suscitado recientemente en Hialeah, en las afueras de Miami (Florida) ya que las ordenanzas de la ciudad emitidas en 1987 prohibieron el sacrificio de animales por razones «innecesarias». Los miembros de la Iglesia de Lukumi Babalu Aye, Inc., insisten en que los pollos se matan y después se comen. Los oficiales de la ciudad dicen que dejan los cuerpos decapitados de los animales por las calles de la ciudad, amenazando la salud pública. Jorge Duarte, abogado de la congregación de santería, argumenta: «Puedes comprar McNuggets de pollo en Hialeah, … pero no puedes matar un pollo por razones religiosas». El Tribunal Supremo tendrá que decidir si se han infringido las leyes municipales o los derechos de los animales, o si se han infringido los derechos a la libertad religiosa de los devotos a la santería. Curiosamente, las principales denominaciones cristianas respaldan la causa de la iglesia de Hialeah y su responsable, Ernest Pichardo, por la misma razón por la que los líderes cristianos conservadores se pusieron al lado de SUN MYUNG MOON (véase IGLESIA DE LA UNIFICACIÓN), es decir, para que no se sentaran precedentes que progresivamente erosionaran la libertad religiosa.
Esto ha sido un problema que los misioneros cristianos han intentado enfrentar pues el CRISTIANISMO cree en la absoluta necesidad del sacrificio de sangre, una doctrina que tiene sus raíces en el Antiguo Testamento. La práctica hebrea se describe en detalle en el libro de Levítico, donde el sumo sacerdote tenía instrucciones para ofrecer la sangre de varios animales aceptables (toros, chivos, tórtolas, etcétera) como sacrificio por los pecados del pueblo. El cristianismo rompe, sin embargo, con el JUDAÍSMO en su percepción de la necesidad del sacrificio con sangre al introducir la doctrina de la exclusividad de Jesucristo como el único sumo sacerdote que se ofreció a sí mismo como sacrificio final por el pecado mediante el derramamiento de su propia sangre (He. 9:12). Además, dicho sacrificio se ofreció una vez para siempre (He. 9:25–27). Así pues, la tensión entre el cristianismo y la santería (así como con cualquier otro culto africano trasplantado) es una consecuencia inevitable de haber coincidido en un momento determinado de la historia. La necesidad de expiación en santería es uno de los puntos principales de la adoración. El OMO espera que a través del sacrificio, la deidad les absuelva y purifique.
Además de los sacrificios, las ceremonias cúlticas incluyen danzas rituales. Se usan muchos FETICHES e instrumentos, como tambores de varios tamaños, campanillas, MARACAS, palos y objetos metálicos. El ritmo y la danza tienen su origen en las tradiciones africanas.
Las tiendas que proporcionan lo necesario para el culto se llaman BOTÁNICAS. Se encuentran en muchas comunidades hispanas de los Estados Unidos y Canadá, así como en Cuba, y comercializan miles de fetiches, TALISMANES, hierbas, filtros y otros objetos empleados por el culto.
Los devotos de santería no invocan a las deidades sólo por expiación, también tienen como objetivo primordial llegar a ser poseídos por el orisha. La intensidad de tan íntima relación representa una gran atracción para la gente. Precisamente en este área es donde la santería se aproxima más al VUDÚ.
Deidad

Significado

Sincretismo cristiano

Olurum
Elegua,
Eshu

controla los caminos, puentes, puertas; permite la comunicación entre el santero y el orisha

Santo Ángel Guardián; San Antonio de Padua; el niño Jesús

Obatalla

padre de toda la creación; patrón de histéricos y melancólicos; fuente de energía, sabiduría, pureza

Nuestra Señora de las Mercedes; Santa Eucaristía; Cristo resucitado

Chango

controla el trueno, el rayo, el fuego; a veces invocado en sortilegios malevolentes

Santa Bárbara

Oshun

controla el oro, el dinero, el amor sensual; produce matrimonios; protege los genitales y el bajo vientre

Nuestra Señora de la Caridad

Yemaya

madre primigenia de los «santos»; protege la maternidad y la feminidad; controla la fertilidad y las funciones intestinales; gobierna los mares

Nuestra Señora de Regla

Babalu-
Aye

patrón de los enfermos, especialmente de enfermedades de la piel

San Lázaro

Oggun

deidad guerrera; gobierna los metales y armas; invocado en sortilegios malevolentes

San Pedro

Conclusión. La santería, como el catolicismo, ha sido suprimida por Fidel Castro en territorio cubano. Es, por eso, que la membresía ha decaído en los últimos años, pero sólo en Cuba. En Estados Unidos el número de practicantes ha aumentado de forma sorprendente y se espera que continúe haciéndolo, especialmente en las comunidades hispanas de las principales áreas metropolitanas. Además de los exiliados cubanos, esta antigua religión africana es una atracción para los blancos y negros. Se estima que sólo en la ciudad de Nueva York hay unos 300.000 practicantes de santería.
Muchos de los rituales concretos permanecen en secreto. Es muy difícil obtener información a causa de la falta de una publicación oficial del movimiento. Los periódicos de todo el país cuentan frecuentes historias que describen los restos de los sacrificios de animales del culto. Algunos practicantes afirman abiertamente su participación en la santería.
En abril de 1989 fueron exhumados los cuerpos descuartizados de 13 hombres encontrados en tumbas superficiales cerca de Matamoros (México). Una de las víctimas era un estudiante de 21 años de la Universidad de Texas. Cuatro sospechosos confesaron los asesinatos, afirmando que los habían usado como una «protección mágica» para protegerse de sus enemigos. El crimen se asoció al vudú y a la santería por los oficiales que llevaban el caso. Los cuatro sospechosos eran también traficantes de marihuana.

La santería ha conservado sus rasgos africanos con bastante más fuerza que otros cultos caribeños y sudamericanos. La razón de ello es que hasta el siglo xx se han llevado esclavos a Cuba y, por tanto, los rituales y tradiciones culturales han quedado muy arraigados. En Norteamérica la santería se ha hecho más sofisticada en la medida que atrae los intereses de profesionales y hasta académicos que se cansan de una sociedad cargada de valores seculares por un lado y por otro lado de religiones como el cristianismo que se centran en la vida después de la muerte.


No hay comentarios: