martes, 27 de mayo de 2014

La Iglesia ante la violencia doméstica - parte 1 de 4

INTRODUCCIÓN
Hoy día es difícil leer un periódico o una revista familiar donde no se hable de la violencia doméstica. Se hace referencia a la violencia doméstica en las escuelas, los hospitales, y en los juzgados. Posiblemente el único lugar donde no se considera ni se trata adecuadamente el tema de la violencia doméstica es en la iglesia. La iglesia es una de las instituciones llamada a condenar la violencia doméstica y a señalar qué se puede hacer para corregir este mal.
En este capítulo nos proponemos lo siguiente: señalar algunas de las estadísticas que indican la seriedad de la violencia doméstica, mostrar los distintos aspectos de la violencia doméstica, discutir su etiología, y considerar algunas de las soluciones que la iglesia puede adoptar. Este ensayo no se limita a la violencia doméstica marital, sino también a la violencia doméstica contra los niños, entre hermanos y aún la violencia doméstica en contra de los ancianos.
Durante el año 1995 varios acontecimientos en los Estados Unidos llamaron la atención en forma poderosa en relación al mal y a la frecuencia de la violencia doméstica. Uno de ellos fue el juicio del famoso ex-deportista O.J. Simpson por el asesinato de su ex-esposa, Nicole Brown Simpson, y el joven Ronald Goldman. Otro incidente que llamó la atención fue el crimen que cometió Susan Smith contra sus dos hijitos, Michael de 3 años y su hermano Alexander de 14 meses. Al principio ella dijo que alguien le había robado el carro con los dos niños. Días después confesó que ella los había matado. Francamente estos dos incidentes son la punta de un témpano de hielo.
En los Estados Unidos se conoce más acerca de la violencia doméstica porque los noticieros son muy sensacionalistas y se publica mucho acerca de estos acontecimientos. Pero no se trata de un mal sólo en los Estados Unidos sino en muchos países del mundo. En su libro Violencia en la familia, los autores Grosman, Masterman y Adamo, presentan un panorama mundial del estado de la violencia doméstica. El libro fue escrito en el año 1989, pero creemos que hoy la situación es la misma o peor en muchos de estos países.
ESTADÍSTICAS: SERIEDAD Y FRECUENCIA DE ESTE MAL
En Escocia, en un estudio realizado nace unos años se usó como fuente de información los datos de acusaciones registrados en todos los distritos de Edimburgo y Glasgow. La violencia física y su amenaza representaron el 11.1% de todas las ofensas informadas a la policía. El 4.8% consistió en casos de agresiones en el seno de la familia. Dentro de este último el 47.3% de los casos la víctima fue una mujer.
En Inglaterra, se calcula que de 20,000 a 50,000 mujeres son golpeadas cada año. Otros autores estimaron la incidencia del maltrato contra mujeres en una localidad de Gran Bretaña y concluyeron que uno de cada cien a doscientas mujeres son físicamente abusadas por su cónyuge o compañero. Otra estadística afirma que el 30% de todos los homicidios tuvo lugar en el marco de disputas domésticas.
En Canadá, se ha estimado que una mujer casada o concubina de cada diez es golpeada por su marido o compañero.
En España, según datos suministrados por el Ministerio del Interior, el promedio de denuncias presentadas por mujeres agredidas alcanza a 1,300 casos mensuales. Por su parte, la policía de Hamburgo ha registrado de 10 a 12 casos diarios de violencia doméstica, con mayor frecuencia los fines de semana y los días feriados.
En la República Federal Alemana se entrevistó a 332 mujeres casadas entre las edades de 18 a 70 años. El 18% declaró que fueron forzadas a tener relaciones sexuales con su marido en contra de su voluntad. En Australia, el 13% de 13,000 encuestadas dijo que habían sido violadas por su marido. En los Estados Unidos se estima que el número de mujeres golpeadas supera los 15 millones anualmente. En un estudio que se hizo, el 55% de los hombres admitió que había castigado a su esposa al menos una vez, y el 25% que la había maltratado varias veces al año.
Violencia contra la mujer
Se calcula que entre un tercio (33%) y la mitad de todas las mujeres asesinadas, el crimen fue cometido por el esposo, el novio o el amante, comparado con 4% de hombres que fueron asesinados por esposas, novias o amantes.
Se puede estimar que la mitad de todas las mujeres experimentarán algún tipo de violencia o maltrato de parte de sus esposos durante su vida matrimonial.
Entre 22% a 35% de todas las mujeres que acuden a una sala de emergencia, lo hacen debido a heridas ocasionadas por varias formas de violencia doméstica.
En 1991, 4 millones de mujeres fueron golpeadas por sus cónyuges en los Estados Unidos; y 1,320 mujeres fueron asesinadas en situaciones de violencia doméstica.
A continuación ofrecemos una lista de señales de peligro que una mujer puede usar para determinar si se encuentra en una relación abusiva.
Si tiene miedo de dar su una opinión diferente a la de su pareja.
Si el marido o el amante es sumamente celoso y la acusa injustamente de tener relaciones sexuales con otros hombres.
Si la somete a actos sexuales humillantes. Si la ha violado.
Si la amenaza con suicidarse si lo deja.
Si siempre trata de complacer al marido para que este no se enoje.
Si el marido o el amante le quita el dinero que gana y le prohibe tener amistades.
Si maltrata a sus hijos o a sus mascotas para herirla.
Si le pega cuando está embarazada.
Si tiene que disculparse con la gente por la forma en que su esposo la trata.
Si él se burla de sus creencias religiosas, de su familia, o de sus ideas. Si la crítica o la insulta constantemente.
Si él acostumbra pegarle a solas o enfrente de sus hijos. Si le deja moretones, la hace sangrar o le ha quebrado sus huesos.
Si se siente sola o aislada.
Abuso con los hijos (niños)
Abuso físico
Las formas del abuso físico contras niñas y niños incluyen ronchas, magulladuras; contusiones, laceraciones, abrasiones; fracturas de huesos y fracturas de cráneo en particular; quemaduras y heridas, cortaduras y pinchazos. Además es muy fuerte el abandono y la negligencia con que suele tratárseles.
Abuso emocional
Se trata de situaciones en que se ridiculiza a los niños, y se les hace sentir vergüenza, culpa y temor.
Abuso sexual
En esta categoría se incluye el incesto, la prostitución y la pornografía.
Hemos aludido sólo a algunas estadísticas pero éstas nos sugieren que el mal es mundial, que se encuentra en todo nivel de las sociedades y que es algo que necesita atención inmediata de parte de la iglesia.
Definición de violencia doméstica

La violencia ha sido definida como una intervención o un acto empleado con el fin de hacer daño o de humillar a otra persona. La violencia es la intención de una persona de usar la fuerza física y/o verbal para manifestar el deseo de poner fin a un conflicto. La violencia está presente dentro de la relación de dominio de un individuo hacia otro, empleando medios sutiles y/o evidentes para conseguir la apatía y anulación del otro. La violencia es el abuso de la autoridad y de la fuerza que algunas personas tienen en la familia. Debemos reiterar que no siempre se usa la fuerza física; también puede tratarse de la manipulación verbal o emocional. Este abuso puede darse entre esposos, entre padres e hijos y entre familiares dentro del mismo hogar.



No hay comentarios: