miércoles, 28 de mayo de 2014

La Iglesia ante la violencia doméstica - parte 2 de 4

CLASES DE ABUSOS
El abuso físico
Posiblemente la violencia doméstica más conocida es el abuso o violencia física. El abuso físico incluye pegar, quemar, pellizcar, halar el cabello, escupir, morder, golpear, quebrar los huesos y aún el cráneo.
1. Abuso físico entre hermanos: Algunos ejemplos bíblicos de la violencia física. En Génesis 4:1–8 tenemos el primer incidente de violencia física en el hogar en el caso de Caín contra Abel. El fratricidio nos demuestra la causa de envidia acerca de cosas espirituales, quedar bien con Dios. Eran sólo dos hermanos y sin embargo tan fuerte fue la envidia que Caín mató a su propio hermano.
Otro ejemplo bíblico del abuso físico y también relacionado con deseos o inquietudes espirituales es el caso de Jefté y el sacrificio de su hija. El relato se encuentra en el libro de Jueces 11:29–40. Es sumamente difícil comprender las razones de Jefté. En Levítico 18:21; 20:2–5 Dios condena los sacrificios de los hijos; no era algo que Dios pedía de las personas. Notemos que en el bien conocido caso de Abraham, Dios le pide que sacrifique a su único hijo Isaac pero al final Dios no le permite que lleve a cabo este sacrifício.
Ciclo de violencia doméstica

2. Abuso físico contra esposas: Recordamos el caso de la esposa de un pastor que lo acusó de golpearla y el pastor dijo que «solamente la había empujado levemente». A veces es difícil reconocer el impacto de la violencia física. En cierta ocasión otro pastor salió de la iglesia un domingo por la mañana donde dirigió el culto a las 11:00 A.M. y a la 1:00 P. M. nos llamaba desde el cuartel de la policía donde estaba detenido por haber golpeado a la esposa.
Se ha determinado clínicamente que podemos identificar un «ciclo de violencia» en las relaciones abusivas contra las esposas. Las tres etapas documentadas en la atención médica y psicológica de mujeres maltratadas son: crecimiento de la tensión, estallido de violencia, y fase de «luna de miel» con aparente cambio de actitud y conducta por parte del agresor (incluyendo remordimiento, promesas de cambio, y afecto sobrecompensatorio). La pregunta sobre por qué a las mujeres maltratadas les resulta tan difícil romper con la relación violenta puede contestarse con una lista de posibles causas, tales como éstas:
Tienen un concepto negativo de sí mismas.
Creen que sus maridos se van a corregir (de la «enfermedad» que tienen)
Tienen una situación económica difícil.
Tienen hijos que necesitan el soporte económico de un padre.
Dudan de poder salir adelante solas.
Creen que el divorcio estigmatiza.
Piensan que es difícil para una mujer con hijos conseguir trabajo.
La mujer golpeada «ama» al hombre y siente que no va a poder sobrevivir emocionalmente sin él.
Tiene miedo de que él la mate, lastime a los niños, a sus familiares o a él mismo.
No tiene apoyo de familiares y amigos.
3. Abuso físico contra los hijos: Este año, como en años anteriores, muchas madres han matado a sus hijos, y muchos padres han matado a sus hijos. A veces niños de meses, otras veces niños de pocos años A menudo el castigo físico ha sido tan severo que la criatura queda muerta.
4. Abuso físico contra los padres: Al tiempo de escribir este ensayo, en el estado de California se está juzgando a dos hermanos, los hermanos Meléndez. Están acusados de matar a sus padres para poder disponer del dinero. Los hijos alegan que tuvieron que matar a sus padres porque ellos les castigaban y que uno de los hermano fue incluso seducido sexualmente por su padre. Otros hijos también han alegado que fueron víctimas de mucho abuso físico y ellos tuvieron que matar a sus padres
5. Abuso físico contra los abuelos: Hay nietos que maltratan a sus abuelos, le quitan el dinero, o no los alimentan bien; muchas veces los dejan abandonados en un rincón o cuarto de la casa.
El abuso sexual
El abuso sexual se manifiesta en varias maneras. A veces es por medio del incesto. Se dice que 1 de cada 8 mujeres en los Estados Unidos es víctima de algún tipo de incesto. También el abuso sexual puede manifestarse de maneras diversas: mediante una conducta sexual inapropiada, exigiendo el sexo anal, u oral, besando en cierta forma, tocando a la persona en un lugar o en forma inaceptable, y otras por el estilo. Las víctimas de abuso sexual pueden ser esposas, esposos, niños, familiares, y de vez en cuando hombres.
Poco tiempo atrás una señora llamo a su consejero pastoral preguntándole qué debería hacer en la siguiente situación: su esposo había tocado a su hija (que es hijastra de su esposo) en una forma y en un lugar inapropiado. Afortunadamente esta madre le creyó a su hija y confrontó oportuna y debidamente a su esposo. En muchos casos, sin embargo, la madre no le cree a su hija y esta niñita pasa muchos años de su niñez y adolescencia con ese trauma sin tener a quién contárselo.
Dos ejemplos bíblicos resultan ser ilustraciones dramáticas. En 2 Samuel 13 tenemos el caso de abuso sexual de Amnón contra Tamar, su medio hermana. Este caso revela lo que ocurre en casos de incesto. Es un miembro de la familia, casi siempre es algo premeditado, y la víctima no tiene cómo defenderse. Otro ejemplo de abuso sexual es el episodio que se encuentra en 2 Samuel 11, el abuso de David contra Betsabé. También notamos que se trataba de una mujer indefensa, llamada por el Rey de Israel; ella no podía hacer otra cosa que ceder y someterse. Aunque ella no era miembro de la familia, el hecho ocurrió en la casa de David y luego de la muerte de su marido (en la cual también estuvo implicado el rey, según el texto) Betsabé se convirtió en una de las esposas del rey.
El abuso emocional
El abuso emocional puede definirse como un ataque contra la vida emocional o estado mental de la persona; esto puede ser mediante humillaciones, insultos, burla, amenazas, ataque contra la autoestima y manipulando el sentido de realidad de la persona. Es difícil separar el abuso emocional del abuso sexual o físico porque durante esos abusos también se maltrata la autoestima y el sentimiento de la integridad del ego. En algunas ocasiones puede haber un abuso emocional separado del abuso físico y sexual, pero siempre que hay un abuso sexual o físico se afecta la vida emocional de la persona.
Es significativa la cantidad de niños que son víctimas de abuso emocional de parte de sus padres. Oímos con mucha frecuencia como un padre o madre le grita a sus hijos, «eres un tonto» o «como puedes ser tan bruta», «¿qué te pasa?, ¿por qué eres tan lerdo?, ¿por qué no puedes ser como tu hermano o hermana»?. El abuso emocional, ya sea solo o parte del abuso físico o sexual, produce daños que son muy difíciles de sanar.
El abuso espiritual
El abuso espiritual puede definirse como un ataque contra la vida espiritual de la persona. Puede infligirse de diversas formas: por ejemplo, mediante manipulaciones, donde se prometen favores espirituales que no se pueden cumplir; jugando con las aspiraciones o anhelos espirituales de las personas; o privando a esta persona de sus derechos espirituales. También hay abuso espiritual cuando se burla de la experiencia religiosa de la persona. Hay casos donde no se le permite a la esposa o al hijo ir a la iglesia. Otras veces se les obliga a participar en determinados rituales y otras actividades que también implican violencia espiritual.
El abuso social

Hablamos del abuso social que ocurre cuando a la persona se le restringe toda actividad social; cuando está «presa en su propio hogar». La persona no puede tener amistades si el cónyuge no le permite; también puede ser el caso de niños a quiénes no se le permite jugar con otros niños, ni tener amistades. 


No hay comentarios: