sábado, 21 de junio de 2014

Base bíblica 4: La restauración de la vida

Al lado de mi casa tengo un pequeño terreno que nada más produce cardos y otras malas hierbas. De vez en cuando he pensado en preparar el terreno y sembrar unos tomates y papayas. Imaginemos que, por fin, decido usar la parcela de manera útil. Decido qué parte del terreno voy a sembrar, y lo indico con unos postecitos y cuerda. Ya he separado la parecela que quiero para mi huerto de las otras partes del jardín. Esto ilustra la santificación realizada o posicional.

Cuando Cristo nos salva, nos separa del mundo para su gloria y uso. La palabra «santificar» quiere decir «separar». Cristo nos compró y liberó del pecado. Esto es la redención. A la misma vez Él nos separó del mundo para ser su posesión única, para su gloria y su uso. Esto es la santificación posicional. La realidad espiritual de cada creyente, sea nuevo convertido o creyente maduro, ahora pertenece exclusivamente a Cristo, para su honra y gloria.

Sin embargo, si en una tarde decido tener un huerto y lo divido con postes y cuerda, no voy a cosechar sabrosas papayas la próxima mañana, ¿verdad? ¡Por supuesto, que no! Tengo que sacar los cardos, preparar el terreno, sembrar las semillas y regar antes para disfrutar del fruto de mi huerto. Esto ilustra el aspecto progresivo de la santificación.

Todos los verdaderos creyentes son nuevas criaturas en Cristo (2 Corintios 5:17). La Biblia declara que somos santos, santificados para el uso y gloria de Dios. No obstante, todos sabemos que no siempre actuamos como santos. El nuevo creyente especialmente necesita muchos cambios en sus actitudes, hábitos y relaciones antes para ser útil para el reino de Dios. Tal como en mi huerto tengo que escardar, cultivar, sembrar y regar, el Espíritu Santo necesita cambiar actitudes, quitar hábitos viejos, establecer nuevos hábitos, sanar relaciones y purificar la vida del creyente. Es un proceso que continuará por toda la vida hasta que entremos a la presencia física de Jesús por medio de la muerte, o de su segunda venida. Mientras que le esperamos es la responsabilidad y privilegio de los miembros del cuerpo de Cristo (todos los verdaderos creyentes) ayudar el uno al otro en este proceso de crecimiento y maduración. Esto es el propósito del discipulado. La meta del discipulado es que el nuevo discípulo crezca, madure y se reproduzca su vida espiritual en la vida de otros. El propósito y obra del discipulador es ayudarle a madurar, darle las herramientas espirituales necesarias para crecer y enseñarle cómo reproducir su vida espiritual.

Lamentablemente, a veces nuestros programas de discipulado son insuficientes para cumplir todo esto. Parece como si indicase la parcela para el huerto, sembrar la semilla sin preparación del terreno, y diría al huerto: escárdate, riégate a ti mismo, y crece por ti mismo. El jardinero que hace esto y espera cosechar fruto sería un total necio, ¿verdad? Sin embargo, hacemos algo semejante cuando solamente decimos al nuevo creyente que debe leer la Biblia y orar cada día, testificar y asistir a la iglesia. ¿Qué de los cardos en su vida? ¿Qué del terreno duro de su corazón, dañado y contaminado por el pecado? ¿Qué de las heridas resultado de su propio pecado y el de otros? ¿Qué de la sanidad emocional, espiritual, mental y relacional que el nuevo creyente necesita?

Cristo redimió al nuevo creyente porque quería restaurar su vida, para que sea útil y gloriosa. Nos ha mandado a hacer discípulos (Mateo 28:19). Hacer discípulos es más que hacer convertidos. En Mateo 28, Jesús nos dice que la obra de hacer discípulos incluye bautizarles y enseñarles a guardar las cosas que Él nos ha mandado. ¿Qué cosas nos ha manado para que las guardemos? O ¿cómo debe parecer la vida del discípulo según Jesús?

En Juan 15 Él manda que el discípulo debe permanecer en Él y amar a los demás discípulos. En Juan 10:10, hablando de sus ovejas, o sea sus discípulos, dice que «yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia». En Mateo 28, que es lo que acabamos de ver, Él manda que los discípulos deben hacer más discípulos. 2 Corintios 3:18 habla de la transformación de la vida en la gloriosa imagen de Dios en Cristo. Entonces, por lo menos, la vida del discípulo de Cristo debe ser una que depende totalmente (permanece) en Cristo, que ama a otros discípulos, que es abundante, que se reproduce en las vidas de otros discípulos, y que está transformándose nuevamente a la imagen de Dios.

Parece que es una vida que está cambiando radicalmente, no solamente una que ha agregado la lectura bíblica, la oración y la asistencia a la iglesia a la vida anterior. Si alguien viene a Cristo que ha sufrido años de abuso sexual, ¿cómo va aprender amar si nunca ha tratado con el dolor, la amargura, el odio y el temor que son la triste herencia de lo que ha sufrido? ¿Cómo puede tal persona depender en Cristo y permanecer en Él si nunca ha aprendido a confiar en nadie? La imagen divina todavía está estropeada por sus propios temores, angustias y necesidades.

Cuando la familia de un alcohólico acepta a Cristo deben aprender cómo leer la Biblia, orar y, por supuesto, deben asistir a la iglesia. Pero, ¿estas cosas garantizan que los nuevos discípulos saben qué hacer con el temor y vergüenza? Los niños que viven cada día con violencia, y la confusión y ambivalencia que siempre vacila entre el odio y el amor, ¿tienen vida abundante? ¿Es vida abundante y permaneciendo en Cristo cuando no tienen ninguna idea qué hacer con sus sentimientos profundos resultado del horror pecaminoso que viven día tras día? A veces no pueden identificar ni entender sus propias emociones, ¿cómo, entonces, van a amar a otros? Y ¿cómo parece la gloriosa imagen de Dios en la persona traumatizada por las circunstancias de su vida? ¿No es la vida abundante que promete Cristo algo que el discípulo puede gozar ahora, o está reservada solamente para la eternidad?

¿Qué de la persona que viene a Cristo, pero ha tenido años de hábitos pecaminosos? ¿Es razonable esperar que todos los hábitos desaparecerán mágicamente solamente por agregar unos comportamientos buenos? Claro, yo sé que el Espíritu Santo mora en la vida de cada creyente, incluyendo la vida del nuevo creyente con hábitos pecaminosos. Yo sé que Él da el poder y recursos necesarios para cambiar la vida de cualquier persona que cree en Cristo. Sin embargo, Cristo encomendó la obra de hacer discípulos a nosotros. El hacer discípulos debe ser en cooperación con el Espíritu Santo para afectar cambios radicales y profundos a los pensamientos, emociones, deseos y hábitos del nuevo creyente. En el discipulado tenemos el gran privilegio de participar en la restauración de la imagen divina en los discípulos.

De vez en cuando alguien descubre un cuadro pintado por uno de los grandes maestros de la pintura del pasado. Muchas veces cuando se encuentra un cuadro así, está sucio, manchado y estropeado. El cuadro tiene la suciedad de siglos sobre la pintura. A veces ha sido dañado por el clima. Aun, a veces, otra pintura inferior ha sido ubicada sobre la obra maestra. La obra de restaurar la obra maestra es un trabajo esmerado, toma años para poco a poco quitar la suciedad, sacar lo agregado y restaurar la calidad de la obra original. En la obra de la restauración de la vida humana el Espíritu Santo hace algo semejante. La imagen de Dios en el ser humano es una obra maestra. Pero, está sucia por el pecado. Vivir en el ambiente pecaminoso del mundo la ha dañado. El pertenecer a Satanás y su reino ha agregado cosas corruptas y ha distorsionado la obra original. La obra del Espíritu Santo de restaurar, o santificar la vida, es una de esmero. Poco a poco, con cuidado y ternura Él saca, cambia, limpia y restaura la vida. Hermano discipulador, usted tiene el gran y humilde privilegio de ser el asistente al Espíritu Santo en esta gran obra.

Así, el discipulado en muchas ocasiones debe incluir aspectos de la consejería bíblica. La consejería bíblica, por integrar lo que unos psicólogos y otros científicos han observado sobre el ser humano con lo que la Biblia dice sobre el ser humano, puede ayudar al individuo a entenderse mejor a sí mismo. Puede ayudarle a ver cómo sus propias costumbres de pensar, sus maneras de reaccionar a la vida, sus hábitos de comportamiento y sus formas de relacionarse con otros afectan a sus relaciones, dañan a otros, obstaculizan el fluir del amor de Cristo, y niegan la dependencia en Él. Sin duda el Espíritu Santo puede señalar todo esto en la vida del nuevo creyente, y puede cambiar por completo la vida sin la participación nuestra. Pero, tal como ha escogido usarnos en la obra de dar las buenas nuevas de la redención de nuestros semejantes, también ha decidido usarnos en la obra de hacer discípulos. Es un gran privilegio y una responsabilidad solemne cooperar con el Espíritu Santo en la restauración de vidas rotas, mientras que Él las «perfecciona hasta el día de Jesucristo» (Filipenses 1:6).

En el fundamento bíblico de la restauración de la vida humana es que se encuentra la mayoría del trabajo de la consejería bíblica. Hay que entender la dignidad de la imagen de Dios para saber a lo que queremos dirigir nuestra consejería. La dignidad nos da el dibujo de cómo debe ser la vida humana. Hay que comprender la triste realidad de la depravación humana para desentrañar la vida actual tan lejos de la dignidad original. Hay que creer en, y proclamar el hecho de la redención cumplida en la cruz de Cristo, y dada libremente por gracia a cada persona que cree en Él. Tal redención es la única manera para que el ser humano pueda salir de la trampa del pecado y depravación para volverse al diseño original de su Creador. Hay que participar en la restauración de la vida humana, al lado del Espíritu Santo quien hace de nuevo la imagen de Cristo (sea la imagen de Dios) en la vida de cada verdadero creyente.

Estos cuatro fundamentos forman el cimiento sobre el cual el resto del libro construirá el entendimiento del ser humano y cómo aconsejarle en sus problemas de la vida. El entendimiento de estos da al consejero un mapa básico de su consejería. Empezando con la dignidad entendemos lo que es intrínseco en cada persona, él o ella es una criatura creado a la imagen de Dios. La depravación nos recuerda del deterioro de tal imagen. La redención nos da la cierta esperanza de la recuperación de la imagen. Y la restauración es el proceso de volverse a la imagen que se cumplirá en el día de Jesucristo.

El siguiente gráfico puede ayudar al consejero a tener en mente su mapa básico de consejería bíblica.

Estos fundamentos proveen un cimiento, o un marco para el consejero. Ideas, opiniones y métodos que están de acuerdo con estos fundamentos bíblicos son útiles para el consejero cristiano. Ideas, opiniones y métodos que no están de acuerdo con éstos deben ser rechazados por el consejero cristiano.

En la siguiente unidad consideraremos algunas observaciones e ideas sobre el ser humano, su personalidad, mentalidad, reacciones y relaciones. Pido al lector recordar los fundamentos bíblicos y usarlos como la medida para analizar, aceptar o rechazar las ideas presentadas en esta unidad. Seamos como los hermanos de Berea. Hechos 17:11: «Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así».


No hay comentarios: