miércoles, 6 de agosto de 2014

Regocijo

ἀγαλλιάομαι [regocijarse], ἀγαλλίασις [regocijo]
A. ἀγάλλω en la literatura griega. El término subyacente ἀγάλλω es común en la prosa y la poesía griegas. Significa «adornar»; por eso la voz media ἀγάλλομαι significa «emplumarse», expresando un orgullo gozoso. A veces la referencia puede ser al gozo cúltico (Eurípides, Las troyanas 452).
B. ἀγαλλιάομαι en la LXX y en el judaísmo. Este es un nuevo constructo bíblico. Se usa principalmente para el hebreo גִּיל, y denota el regocijo cúltico en el auxilio de Dios y sus obras, luego el regocijo en Dios o en su presencia, y (rara vez) el gozo de Dios mismo (Is. 65:19). El cosmos mismo es invitado a participar en este regocijo, que será característico del último día (p. ej., Is. 12:6).
C. ἀγαλλιάομαι en el NT. Juan 5:35 tiene en mente un gozo más secular, pero el uso principal es para exultar en los actos de Dios (Ap. 19:7). Este regocijo es escatológico (cf. 1 P. 4:13; Jud. 24). Se anticipa aquí y ahora en la fe (cf. 1 P. 1:6, 8; Mt. 5:12). El regocijo del Bautista en el vientre de su madre y el gozo de sus padres en él (Lc. 1:44, 58) miran hacia la obra salvífica de Dios en Cristo. La comunidad se regocija porque percibe que es la comunidad del tiempo final, establecida por la obra salvadora de Dios. Pablo no usa este término, pero para un paralelo cf. 1 Corintios 11:26. El significado cultual sigue estando presente en el NT (cf. Hch. 2:46). Cristo mismo comparte el gozo (cf. Heb. 1:9; Lc. 10:21 [regocijo en el Espíritu Santo]).

D. ἀγαλλιάομαι en la iglesia antigua. Ignacio de Antioquía usa la palabra escatológicamente (Efesios 9.2). El Pastor de Hermas habla del regocijo devoto en el espíritu (Mandatos 5.1.2). El Martirio de Policarpo nos da el sentido escatológico (18.3), mientras que un uso más general se da en Clemente de Alejandría (Pedagogo 1.8.70.1).



No hay comentarios: