viernes, 31 de enero de 2014

La Ley del Monte Everest

¿Cuál es su everest?
Quizás usted no sea un escalador ni tenga la menor intención de intentar llegar a la cima del Everest. Pero supongo que tendrá algún sueño. Esto lo digo con bastante seguridad porque sé que todos, muy dentro de nosotros, tenemos uno, aunque aun no lo hayamos definido muy bien. Si usted tiene un sueño, necesita un equipo para hacerlo realidad.
¿Cómo hacer para formar un equipo? Creo que la mejor manera de comenzar es haciéndose tres preguntas:
1. ¿Cuál es mi sueño?
Todo comienza con esta pregunta, porque su respuesta le revelará lo que podría ser ese sueño. Robert Greenleaf ha dicho: «Nada importante ocurre sin un sueño. Para que algo grande llegue a suceder, se necesita un gran sueño».
¿Qué hay en su corazón? ¿Qué posibilidades ve para su vida? ¿Qué le gustaría lograr mientras pasa por este mundo? Solo un sueño contestará tales preguntas. Como el poeta Langston Hughes escribió:
Agárrate firme de tus sueños cuando se te quieran morir,
La vida es un pájaro herido que no puede volar.
Agárrate de tus sueños cuando se te quieran ir,
La vida es un campo estéril, congelado, que hay que trabajar.
Si quiere hacer algo realmente grande, debe tener un sueño. Pero un sueño no es suficiente. Podrá hacerlo realidad solo si es parte de un equipo.
2. ¿Quién integra mi equipo?
Esta segunda pregunta le dice lo que es. Mida su situación actual. Su potencial está en relación directa con el equipo que tenga. Por eso es que debe ser cuidadoso en seleccionar a quienes estarán junto a usted en esta jornada. Un escalador de montañas como Maurice Wilson, que tenía a su lado únicamente a tres compañeros semi convencidos, nunca podría haber alcanzado su sueño de escalar la montaña. Sin embargo, alguien como Tenzing Norgay, que siempre escaló el Everest con los mejores montañistas del mundo, estaba capacitado para llegar a la cumbre. Un gran sueño con un equipo inadecuado no pasa de ser una pesadilla.
3. ¿Cómo deberá ser mi equipo ideal?
La verdad es que su equipo debe tener el tamaño de su sueño. Si no es así, entonces fracasará. Usted no puede alcanzar un «10» con un equipo que apenas alcanza a «4». Sencillamente las cosas así no funcionan. Si quiere escalar el Monte Everest, necesita un equipo del tamaño del Monte Everest. No hay otra fórmula para lograrlo. Es mejor tener un gran equipo para un sueño pequeño, que un gran sueño con un equipo ineficiente.
Concéntrese en el equipo, no en el sueño
Uno de los errores que he visto repetidamente cometer a la gente es que dedican demasiada atención a su sueño y muy poca a su equipo. Pero la verdad es que si consigue el equipo correcto, el sueño no requerirá mayor atención de su parte.
Muchas personas ponen demasiada atención en su sueño y muy poca en su equipo.

Cada sueño trae sus desafíos. La clase de desafío determina la clase de equipo que usted necesita tener. Fíjese en los siguientes ejemplos:
Clase de desafío

Clase de equipo que se requiere

Nuevo desafío

Equipo creativo

Desafío controversial

Equipo unido

Desafío para cambio

Equipo rápido y flexible

Desafío poco grato

Equipo motivado

Desafío diversificado

Equipo que se complemente

Desafío de largo plazo

Equipo decidido

Desafío tamaño Everest

Equipo con experiencia


Si usted quiere alcanzar su sueño, es decir, hacerlo una realidad y no solo imaginárselo ya alcanzado, entonces trabaje en su equipo, pero al hacerlo, asegúrese que sus motivos sean los correctos. Algunas personas forman un equipo solo para beneficiarse ellos. Otros lo hacen porque disfrutan la experiencia y quieren crear un sentido de comunidad. Y otros lo hacen porque quieren constituir una organización. Lo divertido en estas razones es que si usted está motivado por todas ellas, su deseo de formar un equipo probablemente surja de su deseo de valorizar a cada uno de los miembros. Pero si su deseo de formar un equipo tiene su origen en solo una de estas razones, probablemente necesite examinar sus motivos.


jueves, 30 de enero de 2014

Cienciología - Dianética

CIENCIOLOGÍA
L. Ron Hubbard, fundador de la Cienciología, y dos de sus best-seller.
Cortesía de Jack M. Roper/CARIS.

Historia. «Escribir al precio de un centavo por palabra es ridículo. Si un hombre realmente quiere ganar un millón de dólares, lo mejor que puede hacer es empezar su propia religión». Estas palabras, citadas en la revista Time del 10 de febrero de 1986, fueron pronunciadas por L. (LAFAYETTE) RON HUBBARD (1911–1986). De hecho, Hubbard hizo tal declaración tan pronto como en el año 1949, no en 1986. En 1950 publicó su éxito editorial Dianetics: The Modern Science of Mental Health (versión en español la Dianética: La Ciencia Moderna de la Salud Mental, New Era Publications España) que se convirtió en el libro de texto de una religión que él mismo inventó en 1955, conocida popularmente como la cienciología. Hubbard ha descubierto efectivamente la forma de ganar un millón de dólares, o incluso más.
Nacido en Tilden (Nebraska), pasó gran parte de su infancia en Helena (Montana). Asistió a la Universidad de George Washington y, según sus publicaciones, se licenció en la rama de ingeniería civil. No obstante, los registros de la universidad indican que el estudiante Hubbard cursó tan sólo dos años y no aprobó el segundo año al suspender física debido a lo cual, fue puesto en prueba académica.
Hubbard encontró el éxito como escritor de ciencia-ficción en los años treinta, antes de la publicación de Dianética y a los 29 años organizó la Asociación Internacional de Cienciólogos Hubbard. Pasados diez años, en los cincuenta, se hizo famoso gracias a la publicación de Dianética, que vendería millones de copias en las tres décadas siguientes.
En 1955 Hubbard estableció la Iglesia Fundadora de la Cienciología en Washington, D. C., y Nueva York. En el principio, la sede internacional de la cienciología se ubicó en Saint Hill (Inglaterra), aunque actualmente se encuentra en Los Ángeles (California). Entre 1965 y 1975 Hubbard repartió su tiempo y residencia entre Sussex (Inglaterra), y un barco de 100 metros de eslora llamado Apollo, junto con una flotilla a veces llamada «Sea Org» (Organización del Mar).
Los problemas con la ley irrumpieron en 1963 cuando la FDA (Administración de Alimentos y Medicinas) asaltó a la iglesia de Washington D. C., basando su actuación en que debía prohibirse el dispositivo E-METRO de Hubbard utilizado por la iglesia. La iglesia ganó su apelación en 1971 gracias a la cláusula de libertad religiosa de la constitución norteamericana.
Durante la segunda mitad de los setenta Hubbard desapareció de la vista del público y de su familia, viviendo a escondidas. Algunas fuentes sugieren que en esa época estuvo viviendo en California. En 1982 el hijo de Hubbard, Ronald DeWolf, solicitó al Tribunal de California que le nombrase apoderado de los bienes de su padre basándose en que había muerto. Sin embargo, el tribunal dictó fallo que Hubbard seguía bien vivo. DeWolf era uno de sus cinco hijos y había cambiado su nombre para renunciar a su padre, afirmando que era «uno de los mayores estafadores del siglo». La muerte finalmente le llegó a Hubbard en 1986. Durante sus últimos años (de forma parecida al desaparecido Howard Hughes), Hubbard se había convertido en un auténtico ermitaño. No obstante, dejó atrás un movimiento que en 1985 podía vanagloriarse de aproximadamente tres millones de miembros. En el momento de la publicación de este libro, el movimiento estaba dirigido por David Miscavige (n. 1961).
Igual que la IGLESIA DE LA UNIFICACIÓN y la MEDITACIÓN TRASCENDENTAL, la cienciología ha intentado reagruparse y reorganizarse con el propósito de promulgar con éxito sus presuposiciones religioso-psicológicas de una forma secular. Además de la educación, la organización se ha dedicado a la asistencia sanitaria, los negocios, el entretenimiento y las editoriales.
Enseñanzas. La ambición de Hubbard sólo era superada por su gran imaginación. Combinó el psicoanálisis freudiano con el pensamiento oriental e ideas de sus escritos de ciencia ficción y para producir una religión que ha obtenido una amplia atención de parte de quienes buscan una buena salud mental.
Algo fundamental en la cienciología es el concepto de que la mente está dividida en dos partes básicas: HUMANA y REACTIVA. La mente humana percibe, recuerda y razona mientras que la mente reactiva registra ENGRAMAS. La mente es vulnerable a los engramas durante momentos traumáticos, particularmente durante la etapa prenatal y el nacimiento. Dichas experiencias, que frecuentemente resultan muy dolorosas, no son recordadas por la mente humana y, por tanto, no aparecen en el nivel de la consciencia. La clave para alcanzar la salud mental es someterse al examen y tratamiento de un AUDITOR cuyo propósito es poner al descubierto los engramas ocultados por la mente reactiva en el sujeto PRECLEAR y borrarlos. La persona que ha logrado borrar todos los engramas recibe el nombre de CLEAR. Los auditores utilizan un dispositivo llamado E-metro, que mide la respuesta y resistencia del cuerpo a los engramas.
Todo lo anterior describe la orientación psicológica de la cienciología. Ahora bien, el fundamento religioso sobre el que se construye sale de la noción de que los seres humanos anteriormente eran TETANS. Los tetans renunciaron a sus poderes divinos para entrar en MEST (materia, energía, espacio, tiempo), o la tierra. Sobre la tierra tuvo lugar un proceso de evolución y los seres humanos, que no podrían recordar su preexistencia como tetans, surgieron en el escenario de la historia. Como el MORMONISMO, las religiones orientales y el MOVIMIENTO NUEVA ERA, la cienciología enseña que existe cada ser humano un estado preexistente de deidad que puede recuperarse.
Una frecuente técnica de reclutamiento de la cienciología es preguntar a un individuo en la calle si le gustaría realizar una prueba gratuita de personalidad. Se recogen las respuestas en un gráfico y después se muestra el resultado a la persona. Casi siempre los resultados indican la presencia de engramas en la mente reactiva del individuo. De todos modos, la prueba de personalidad es la única parte gratuita del proceso. Según los últimos datos, el coste de convertirse en «clear» es de 2. 500 dólares, como mínimo. Al alcanzar el estado de clear, el iniciado recibe clases con títulos como «Asesoramiento del Rundown de Certeza de Clear». Este cursillo de cinco horas cuesta 2. 800 dólares. En ese nivel, el clear es capaz de progresar hacia los cursos avanzados para llegar a convertirse en OT (thetan operativo). Hay nueve etapas de OT, que pueden costar a quien quiera superarlas hasta más de 80.000 dólares.
PAUL TWITCHELL fue miembro de la Iglesia de la Cienciología antes de fundar ECKANKAR. Supuestamente fue uno de los primeros en alcanzar el estado de clear.
A continuación se exponen las doctrinas básicas de la cienciología, junto con algunas comparaciones con el CRISTIANISMO:
Dios—El universo contiene muchos dioses y hay otros incluso más allá.
El cristianismo, por su parte, es estrictamente MONOTEÍSTA (Éx. 20:3; Dt. 6:4; Is. 44:6). La iglesia siempre ha confesado «un Dios, el Padre Todopoderoso» (Credo Niceno, Apéndice I) que se manifiesta en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
Jesucristo—«Ni el Señor Buda ni Jesucristo eran OTs (tetans Operativos, el más alto nivel de la cienciología) según la evidencia. Ellos estaban ligeramente por encima del nivel de clear».1
La cienciología cae aquí en una previsible coincidencia con otros grupos orientales que tienen una alta consideración de Jesús como gran AVATAR, pero niegan su exclusivo lugar como Rey de Reyes y Señor de Señores, como «verdadero Dios, nacido, no creado, siendo de una sola substancia con el Padre, por quien todas las cosas fueron creadas» (Credo Niceno). Numerosos pasajes de la Escrituras reflejan la CRISTOLOGÍA de la iglesia, como Juan 1:1–18; Colosenses 1:15–17; 1 Timoteo 3:16; y Hebreos 1:13.
La cienciología denigra la cruz como símbolo antiguo introducido por «preclears de hace un millón de años».2 No obstante, la cruz es el eje central de la iglesia que no puede desestimar la tradición bíblica (Hch. 2:14; 3:11–26; 1 Co. 2:2)3
Humanidad—Como ya hemos mencionado, la cienciología considera el ser humano como un thetan caído. Los seres humanos tienen el potencial para ser entrenados (auditados) para una percepción de su deidad pre-MEST. Como en muchos grupos religiosos orientales, la cienciología no distingue entre Creador y creación.4 Esto conlleva inevitablemente importantes consideraciones. El cristianismo mantiene con fuerza la distinción entre Dios y su creación. Los seres humanos son creados a imagen de Dios, no a imagen de un thetan. La raza humana se encuentra en un estado de caída, de rebelión activa contra Dios (Gn. 3). El mensaje esencial de la iglesia cristiana es que, mediante la persona y obra de Jesucristo, Dios ha hecho posible poner fin al pecado y a la rebelión, por medio de su promesa de vida eterna en Jesucristo (Juan 3:16).
Pecado—No existe tal cosa como pecado o mal.
Infierno—El INFIERNO es un mito y un invento, es un cruel engaño perpetrado por los miserables para que los demás puedan ser igual de miserables.
Para el cristianismo, el infierno, o estado de tormento eterno, no es un mito. Jesús habló claramente sobre el tema (Mt. 25:41–46). Juan menciona un «lago de fuego» (Ap. 20:15) al que los malvados serán enviados en el Día del Juicio. Hay que reconocer que la creencia en un infierno literal no está de moda en las expresiones liberales y modernas del pensamiento cristiano, pero el cristianismo tradicional, en sus varias posiciones denominacionales, ha mantenido sistemáticamente que el infierno de que habla la Biblia es una realidad cierta en la vida posterior para aquellos que no se arrepienten.
Salvación—La cienciología considera que la salvación es la liberación de las reencarnaciones, concepto que claramente han adoptado del HINDUISMO y sus ideas sobre la REENCARNACIÓN. Todas las religiones son caminos que conducen a la salvación.
Cielo—No existe el cielo tal como lo define la BIBLIA, pero sí existe en tanto que es la incorporación de un estado deificado al que la humanidad puede volver.
Aquí Hubbard no propone nada que no sea típico de una conceptualización oriental de la SOTERIOLOGÍA. Sin una doctrina de pecado original o condenación eterna y con una visión panteísta de la vida y de Dios, la cienciología deja que cada uno busque la salvación que está latente en el alma humana y fundamentada en el pasado y en las vidas pasadas del ciclo de reencarnaciones. El cristianismo, por otro lado, no fundamenta la salvación en la capacidad latente que reside en el ser humano sino más bien en la persona y obra de Jesucristo. Los cienciólogos buscan respuestas a la vida en los profundos rincones de la psicología de su pasado y de sus vidas anteriores. El cristianismo también depende del pasado, pero de un pasado que tiene fundamento histórico en la crucifixión y resurrección de Jesús de Nazaret, no un pasado basado en reflexiones psicológicas.
Conclusión. Las principales publicaciones de la cienciología son SOURCE, publicada por el Flag Organization Service de la Cienciología, The Auditor, publicada por la Iglesia de la Cienciología en California-la Organización Saint Hill, y Advance, publicada por la Iglesia de la Cienciología en California-Organización Avanzada de Los Ángeles (California). Dianética: la ciencia moderna de la salud mental sigue disfrutando de una gran popularidad. En los años posteriores a la muerte de Hubbard, la cienciología ha realizado una gran campaña publicitaria. En un intento de aumentar las ventas y los miembros, Dianética ha sido avalada por personas celebres del mundo del cine y del deporte en los medios de comunicación. El cristianismo no comparte el estilo de un movimiento que ha llegado al éxito a través de la «virtud por asociación». Al fallar tal esfuerzo, la imagen de la iglesia ha optado por situarse fuera del escenario religioso. Los medios de comunicación no acaban de convencerse y la iglesia cristiana continúa considerándola como otra religión alternativa.
A principios de 1992, David Miscavige apareció en el programa Nightline de la cadena norteamericana ABC, en una entrevista exclusiva con Ted Koppel. Su aparente propósito al conceder dicha entrevista era mejorar la imagen de la iglesia. Actualmente la Iglesia de la Cienciología ha presentado un pleito por difamación por valor de más de cuatro millones de dólares contra la revista Time, Time-Warner y el periodista Richard Behar por su artículo y tema de portada de Time del 6 de mayo de 1991, titulado «The Thriving Cult of Greed and Power» (El floreciente culto de avaricia y poder). También se encuentran en litigio algunas fuentes citadas por Behar. No obstante, los representantes de Time insisten en la veracidad del artículo.

Acerca de la implantación de la secta en España, se puede obtener abundante información y fuentes de hemeroteca en Vallés, R., Las sectas: el cáncer del año 2000, Terrassa (España), CLIE, 1989. 


miércoles, 29 de enero de 2014

No te canses de hacer el bien

«Y vosotros, hermanos, no os canséis de hacer el bien» (2 Ts. 3:13).
1. Un sumario de la vida cristiana:
«La Escritura le llama «hacer el bien».
a) El trabajo religioso es hacer el bien: predicar, enseñar, escribir libros y cartas, dar clases bíblicas, distribuir tratados, hacer obra personal, la oración privada, la alabanza, etc.
b) Una obra de caridad también es hacer el bien: los pobres, las viudas y los huérfanos, los ignorantes, los enfermos, los caídos, los despreciados, han de ser objeto de nuestra tierna atención y cuidado.
Todo lo que se haga con el sentido del deber, con dependencia de Dios, con fe en Su Palabra, por amor a Cristo, en buena voluntad para con los demás, y pidiendo la dirección del Señor, es hacer el bien.
2. Una advertencia en cuanto a cansarse de hacer el bien:
a) Los malos ejemplos llevan a los Trabajadores a la holgazanería (v. 11).
b) Los entremetidos y las personas que andan desordenadamente en la iglesia, estorban a muchos de su servicio diligente (vv. 11, 12).
c) Los que causan dificultades, como los hombres «perversos y malos», perturban a aquellos que desean servir sinceramente al Señor (v. 2).
3. Un argumento en contra del cansancio en hacer el bien:
a) No pierdas lo que ya has conseguido.
b) Considera lo que son capaces de negarse los demás por cosas inferiores: soldados, luchadores, corredores de carreras, etc.
c) Recuerda que el ojo de Dios está sobre ti, Su mano esta contigo, también Su sonrisa, y que Él es el que te manda servirle.

d) Refleja la grandeza del servicio en sí mismo haciéndolo para el Señor y para Su gloriosa causa.

martes, 28 de enero de 2014

Pacientes y dedicados obligatoriamente

Quienes buscan soluciones rápidas, inmediatas y sencillas a problemas antiguos, grandes y complicados no sólo deben cambiar sus expectativas, sino que para tener esperanza de solución, obligatoriamente deberán aprender a ser pacientes y dedicados.
Es imprescindible ser pacientes y dedicar todo el tiempo que sea necesario para tomar decisiones acertadas, las decisiones rápidas y sentimentales generalmente no son las más adecuadas.
Sugiero que se ponga mucha atención al momento en que estas conversaciones se tienen. Para que las conversaciones sean efectivas deben realizarse en el tiempo oportuno. Estas serias conversaciones no deben ser algo accidental que ocurrió como producto de un nuevo conflicto, ni deben ser realizadas cuando uno o ambos no se encuentran en las condiciones físicas o emocionales de conversar asuntos tan delicados.
El aprender a vivir con nuestras diferencias demanda conocernos mejor y entender las pretensiones y anhelos de aquellos a quienes amamos y no existe forma de conocernos mejor que dedicar el tiempo necesario para reforzar la relación interpersonal. A veces, ambos cónyuges están tratando de conseguir exactamente lo mismo, pero utilizando caminos diferentes. Esto generalmente ocurre debido a que no se ha dedicado el tiempo necesario para ponerse de acuerdo.
Cuando carecen conversaciones sinceras, francas, con tacto, y no han llegado a acuerdos serios, generalmente vemos que nuestros intereses son amenazados y lógicamente reaccionamos rápidamente para tratar de evitarlo. Mi sugerencia es que dedique más calidad y cantidad de tiempo que el que dedicaría a su automóvil en problemas pequeños o graves. No ha notado que cuando el automóvil está funcionando relativamente bien pero descubre que las llantas están desalineadas y desbalanceadas, necesita que nos preocupemos. El automóvil funciona, pero está temblando cuando llega a cierta velocidad porque hay un desbalance. El automóvil corre bien, pero las llantas se están gastando más rápido, suenan horriblemente en las curvas, es difícil mantener el volante recto y conducir bien el automóvil, solamente porque las ruedas están desalineadas. El problema es que hay una diferencia de sólo milímetros en la posición de una con respecto a la otra, y esto no les permite rodar en forma perfectamente paralelas.
Si usted dedicara tiempo para arreglar su automóvil no importa cuánto cueste, y utilizara sistemas computarizados para que realicen el trabajo más minuciosamente a fin de tener seguridad en su conducción, cuánto más debe dedicar el tiempo y los recursos que sean necesarios para balancear y alinear las llantas y ruedas de su matrimonio, para que aunque las ruedas están puestas en lugares distintos y son diferentes, vayan hacia el mismo objetivo. Esa es una forma de evitar que se desperdicie una increíble cantidad de energía que el «automóvil» llamado matrimonio tiene y que es necesaria para avanzar con tranquilidad y confianza. Cuando usted dedica el tiempo y el dinero para corregir aquellos pequeños pero dañinos defectos, usted y su familia pueden tener un viaje placentero por los difíciles y peligrosos caminos de la vida.
Una de las más grandes pruebas de que está aprendiendo a vivir con las diferencias se hará evidente en aquellos momentos en que a usted le importa lo que piensa su cónyuge, cuando está listo a conversar, cuando está dispuesto a reconocer que ambos pueden fallar porque son humanos y porque tienen una naturaleza pecaminosa, cuando siente que tiene valor para luchar contra el egoísmo de su corazón y cuando está listo para tomar todo el tiempo que sea necesario y hacer todos los cambios que sean necesarios para conducir su familia con sabiduría. Usted ha aprendido a vivir con las diferencias cuando los dolores, angustias, alegrías, tristezas, necesidades, metas y propósitos de su cónyuge son más importantes que los propios y cuando está listo a renunciar a todas las grandes metas y anhelos personales, que a pesar de ser legítimos pueden ser perjudiciales para el bienestar del núcleo familiar.
No olvide que es importante dedicar buena calidad y cantidad de tiempo para discutir estos asuntos como pareja y que buscar el tiempo oportuno para hacerlo no es una opción sino una obligación de quienes quieren que sus diferencias en vez de una maldición sean consideradas una bendición.

Ahora es el momento oportuno para pensar en tener serias conversaciones, pero le sugiero que con sabiduría busque la hora y el día en que deben iniciar la discusión de un asunto tan importante para vuestra relación matrimonial. Salomón dice: «El hombre se alegra con la respuesta de su boca; y la palabra a su tiempo, ¡cuán buena es!» (Proverbios 15:23).


lunes, 27 de enero de 2014

La superación de los obstáculos (parte 2 de 7)

Error 2
Prometer más de lo que usted puede dar
Probablemente ha oído historias de «turistas cristianos» que prometen los primeros cien dólares en el acto y luego esperan a que la iglesia de su país resuelva el problema del balance de un proyecto de treinta mil dólares. Sin embargo, no sólo el novato hace promesas que luego no puede cumplir. Los misioneros experimentados también pueden sobrestimar sus capacidades.
El gran premio del trabajo que yo hago es ayudar a un ministerio a lograr la independencia. Por eso, cuando me encontré con un ministerio que estaba preparado para la independencia no dejé pasar la oportunidad. El ministerio se llamaba «La Tierra Prometida» y eso era exactamente lo que era—una gran cooperativa agrícola que poseían y era dirigida por docenas de familias cristianas. Estaba bien administrada, era productiva y mostraba un gran potencial de rentabilidad. Tenía todas las condiciones para tener éxito, excepto una: necesitaba dinero en efectivo para superar una desgracia inesperada.
Los escándalos políticos habían bloqueado los fondos prometidos por el gobierno local. Sobre la promesa de subvenciones gubernamentales, el proyecto había pedido prestado dinero para la tierra y las máquinas. Cuando aparecí yo, varios meses más tarde, las subvenciones aún no habían llegado y los pagos por los préstamos se estaban llevando todo lo que la cooperativa era capaz de producir.
Más que pedir subvenciones, ellos nos pidieron que les ayudemos a buscar inversores. En ese momento, yo estaba en actividad y tenía un montón de contactos de negocios. ¿Cuán difícil podía ser encontrar unos pocos inversores? Salvo por la deuda, el proyecto habría de ser rentable. Y era sólo una cuestión de tiempo antes de que llegasen las subvenciones del gobierno.
Lo que yo no reconocía era que no sabía nada acerca de cómo conseguir inversores. Asumí que uno de mis amigos de negocios sabía cómo hacerlo y me ayudaría. Pero no funcionó de esa manera. Mis amigos me ayudaron, pero lo que hicieron no fue mucho mejor que lo que yo mismo hubiera podido hacer. No conseguimos un solo inversor. Tenía que aceptarlo: me había hecho cargo de un proyecto para el cual no estaba capacitado.
Remedio: asegurarse de prometer menos y dar más
Por un lado, usted debería dedicarse a lo que mejor le sale. Acepte solamente los proyectos que están dentro de su alcance. Por otro lado, sin embargo, dudo al dar este consejo ya que implica no intentar superarse nunca. Preferiría hacer el intento y fracasar que fracasar sin intentarlo. La pregunta es: ¿cuánto daño causará si el intento no prospera? Este es probablemente un mejor indicador de si usted debería o no aceptar el proyecto. Si el margen para el éxito es mínimo, usted puede adoptar uno de los siguientes tres métodos:
1. Discúlpese y retírese.
2. Recomiende a otra persona más adecuada para ayudar.
3. Prometa menos de lo que cree que puede dar.
Si su capacidad de realizar el trabajo es limitada, asegúrese de que su socio lo sepa y anímelo a encontrar otras opciones. Por ejemplo, el proyecto «La Tierra Prometida» no dependía de nosotros solamente. Ellos podían hablar con cualquier otra persona. Al final, nuestro fracaso no afectó al ministerio, aunque tampoco ayudó.