miércoles, 5 de octubre de 2016

Cómo hacer una defensa del cristianismo - Parte 1

Idea falsa:

"JESÚS NO AFIRMÓ REALMENTE SER DIOS"


Una suposición es que aquellos que vivieron en el tiempo de Cristo, lo mal entendieron, así como lo malentendemos en la actualidad. En otras palabras, Jesús no dijo realmente que era Dios. Pero sí lo hizo. Jesús no solamente afirmó ser Dios como su padre, sino que también afirmó que Él era uno "en esencia o naturaleza" con Dios.

En el evangelio de Juan, Jesús dijo continuamente de sí mismo que era uno con Dios. En Marcos, Jesús afirmó poder perdonar pecados, lo cual, de acuerdo con la ley judía, solamente Dios lo podía hacer. Las Escrituras le atribuyen características que pueden ser solamente de Dios: que existe en sí mismo, es omnipresente, omnisciente, omnipotente, eterno; y los evangelios presentan a Jesús como la encarnación de la verdad y el amor. (Nota: es importante comprender que un atributo no es algo que es parte de Dios, sino algo que es verdadero de Dios).

Observe el juicio de Jesús. Como lo señala Josh McDowell: "Único entre los juicios criminales es aquel en que el problema no son las acciones sino la identidad del acusado. Jesús fue juzgado por blasfemia. En la mayoría de juicios, la gente es juzgada por lo que ha hecho. Jesús fue juzgado por quien decía ser". La gente de sus días era culta e intensamente religiosa. No lo malentendían, tal como no lo estamos malentendiendo en la actualidad.

Las referencias son abundantes y sus significados son claros. En Marcos 2:10, Jesús afirmó poder perdonar el pecado; Él dijo que Él era Señor del sábado (ver Marcos 2:28). En Marcos 14:62 y en Lucas 22:66-71, Jesús se llamó "YO SOY", el nombre que Dios utilizó para así en Éxodo 3:14. Jesús dijo que Él era quien enviaba profetas a Israel (ver Mateo 23:34), Él se refirió a sí mismo como el cumplimiento de la Escritura (ver Lucas 4:21; Juan 5:39), y afirmó que rechazarlo era morir en pecado (ver Juan 8:24).

En Juan 8:51, Jesús dijo que aquellos que guardaran sus palabras nunca verían la muerte y unos versículos más adelante (8:58) Él afirmó su propia eternidad. En Juan 10:30, Él declaró tener la misma naturaleza que el Padre. Él afirmó ser el Señor (ver Juan 13:13) y el único camino hacia Dios (ver Juan 14:6). En Juan 14:9, Jesús dijo: "el que me ha visto a mí, ha visto al Padre".

De igual manera significativo (aunque posiblemente no tan perceptible para nuestra mente occidental del siglo XXI), son las repetidas referencias que Jesús hizo de sí mismo como "el Hijo del hombre". En más de 80 veces, Jesús utiliza "Hijo del hombre" como título para sí mismo. El uso de Jesús de este término era una referencia a Daniel 7:13-14, en donde el profeta habla de "alguien con aspecto humano" sentado con el "Anciano" quien presidía con autoridad sobre el mundo y toda su gente. La audiencia de Jesús debió haber conocido bien este pasaje. Encontramos un uso similar de este título "Hijo del hombre", durante el intercambio con el sumo sacerdote judío en Marcos 14:60-64. La razón por la que apelaron por la ejecución de Jesús, fue porque (en su mente al menos) Él había blasfemado, había dicho que era Dios.